sábado, 22 de junio de 2013

Cortito y al pie por la "Operación Massotta" (¿o massita?)


Cuenta Miguel Bonasso en "El presidente que no fue" que en su primer regreso el General Perón, cuando no podía ser candidato y quedó recluido en Gaspar Campos, decidió volverse a España. Recibía cotidianamente la visita de todos los sectores del peronismo y tenía trato habitual con mucha gente, y fue justamente eso lo que lo llevó a tomar la decisión de volver. Dicen que les explicó a sus colaboradores, algo que siempre repetía. En el marco de que no podría ser presidente, era mejor volverse y seguir conduciendo desde allá porque "Siempre he pensado en este tipo de técnica de la conducción. Yo digo siempre que si Dios bajara todos los días a la Tierra a resolver el problema planteado entre los hombres, ya le habríamos perdido el respeto. Y no habría faltado un tonto que quisiera reemplazarlo a Dios, porque el hombre es así".
La corporación político-mediática burguesa encumbró al intendente de Tigre, Sergio Massa, en el Olimpo y lo convirtió casi en un Dios con poder absoluto en la política nacional.  La esperanza blanca para suceder a los K o para reemplazarlos. 
El equilibrio inestable de las fuerzas políticas argentinas, entre un gobierno en franca decadencia y una oposición burguesa que ya está para un Guinnes por inutilidad política, hizo que un intendente sea percibido como la "pluma", en cuyas manos estaba el destino del kirchnerismo. Aunque también expresa más estructuralmente el peso que adoptaron esos mini-gobernadores del conurbano.
Pero el "Dios" bajó a la tierra y encima con el "Diablo" como única compañía (Macri); y va tener que andar todos los días intentando resolver los problemas de los hombres, por lo menos de acá a octubre. Queremos decir, que una parte muy importante de la fuerza de Massa era el "no lugar" donde estaba desde el punto de vista de la política nacional. Meloneado por todo el arco político, desde el kirchnerismo, hasta toda la oposición político mediática. 
Pero en tierras conurbanas ya van a empezar surgir los tontos (que tanto en el gobierno como en la oposición florecen como hongos) que comenzarán a faltarle el respeto, y a probar qué características tiene su operación (¿Massota o Massita?)
El espectáculo de su "guerra fratricida", para nosotros tiene el único sentido de aporte a su destrucción mutua. Nosotros, la izquierda, seguimos con nuestra lucha. Se verá mañana como queda el panorama de conjunto.