domingo, 23 de noviembre de 2014

Horacio González y un museo de la lengua


Fernando Rosso
@RossoFer

El diario La Nación publicó recientemente un reportaje al director de la Biblioteca Nacional, Horacio González, quien es además uno de los principales referentes del agrupamiento intelectual autodenominado Carta Abierta (La Nación, 22/11).
En muchas ocasiones es una tarea difícil encarar un análisis puntilloso y holístico de los escritos líricos del sociólogo y ensayista, que imprime su inconfundible sello a los documentos que emite cada tanto el núcleo de intelectuales kirchneristas.
Sin embargo, en este caso, los conceptos vertidos por Horacio González tienen el mérito de plasmar blanco sobre negro una lógica inmutable que aplican quienes defienden incondicionalmente al Gobierno, y en los últimos tiempos tienen la ardua tarea de justificar sus recurrentes giros a la derecha.
Una leve y moderada distancia crítica siempre acompaña la operación central: salvar el núcleo duro de la orientación del oficialismo y exculparlo de sus responsabilidades. La inversión de las causas hacia las consecuencias y viceversa, es el modo de encontrar fundamento para la justificación.
Desde la emergencia del kirchnerismo existe un debate en torno a cuáles fueron los motores de sus actos y los determinantes de su orientación política. Cuando en los orígenes se denunciaba la operación pasivisante de apropiarse de determinadas banderas que siempre le habían sido ajenas (derechos humanos, difuso setentismo), con el objetivo restaurar el orden con el discurseo de un poco de progresismo; los intelectuales kirchneristas respondían que su política eran un genuino producto de la decisión (y hasta del “buen decisionismo”) del gobierno y de sus líderes. Hoy, cuando se reconoce que gira a la derecha en sus respuestas políticas hacia los más diversos temas de la vida nacional, sus justificadores seriales dicen que está trágicamente determinado por “la sociedad”.
El periodista pregunta: “¿No será que la sociedad giró un poco a la derecha?” González contesta: “¿Y me lo decís vos, que trabajás en La Nación? ¡Claro que giró a la derecha! ¿Y qué hace un gobierno de extracción popular? Ese gobierno es lector de la sociedad. Lee pulsiones.”
Interpelado por la incómoda figura de Daniel Scioli, González afirma: “No, no me entusiasma, pero tampoco lo considero con desprecio. Es la expresión de una buena parte de la sociedad argentina. Sus vacilaciones, su estilo aparentemente distraído para las grandes definiciones, casi forma parte del carácter nacional (…) Tiene, sí, una especie de don emanado de una cierta cortesía personal.”
Cuando los gestos o las medidas aparentaban ir hacia la “izquierda”, los motores había que  buscarlos en una férrea voluntad política que se colocaba a la vanguardia de la sociedad. Hoy que los giros son a la derecha y en el 2015 se puede dar un gran salto cualitativo en la misma dirección, hay que rastrear las responsabilidades y las causas últimas en los movimientos capilares de una sociedad empecinada en girar pendularmente y no ponerse a la altura del gobierno que la historia tuvo la generosidad de poner a su disposición. Cuando se va presuntamente hacia adelante, los méritos son del gobierno y del estado, cuando se producen supuestos retrocesos, la culpa es de la sociedad.
Las pulsiones, los miedos, el carácter, las vacilaciones y las distracciones de “la sociedad” (¿qué diferencia hay con ese invento mediático al que se define como “la gente”?), parece que expresan el presente argentino. Si no hay explicación posible en la economía política se retrocede a la psicología de masas o al costumbrismo para interpretar el rumbo social y político.
Una sociedad que parece que se ha “piantao”, empieza a ver la luna rodando por Callao y a la que los semáforos le dan tres luces naranjas.

El gobierno que se merecen

Existe un viejo aforismo liberal que refleja una concepción sobre la historia: un pueblo tiene el gobierno que se merece. Sin embargo, la historia nos demuestra que un solo y mismo pueblo (o sociedad) puede tener durante un período relativamente breve, gobiernos muy diferentes. El secreto reside en que la sociedad está compuesta de clases formadas por capas diferentes, parcialmente opuestas unas a otras y que tienen distintas orientaciones. Los gobiernos no son la expresión de la "madurez"  o “inmadurez” de una un "sociedad", sino el fruto de la lucha. En última instancia son un producto de la relación de fuerzas y de lo que estén dispuestos a realizar con ella.
Por esto, Daniel Scioli, tan cortés y caballero, no es el resultado de las locas pulsiones y los miedos de una sociedad a la que le falta un Diego Peretti que la ponga en terapia, sino el hijo directo de la orientación del kirchnerismo. O en todo caso, los miedos, las “pulsiones” y las tendencias que manifiestan franjas de la sociedad son el resultado de esas políticas. Dentro de las luchas que se producen en "la sociedad”, el gobierno se posicionó del lado de las que llevaban indefectiblemente hacia Scioli (devaluación, Chevron, Berni, Insaurralde y un largo etcétera). Es más,  hay algunas malas lenguas que afirmaron que el kirchnerismo se había “sciolizado”.

¿Y Cristina?

Esa es la última pregunta del periodista. “Cristina es una gran buceadora de las lenguas internas que habitan una sociedad” responde semióticamente González. Y explica “en este caso, la lengua interna sería el miedo. El miedo no entendido sólo como un asalto. El miedo ante tus expectativas de vida. Hay un miedo antropológico en la sociedad argentina. Ella lo ha captado.”
En sus expediciones, Cristina podía haber rescatado las lenguas expresadas en los reclamos de la madre de Luciano Arruga, por ejemplo, o de los padres Franco Casco, ambos asesinados por el gatillo fácil y un producto de esas malditas policías tan sciolistas que existen en todas las provincias; de los que reclaman por sus puestos de trabajo (Lear); o de aquellos que piden por un salario, licuado crecientemente por la inflación.
Parece que la experta buceadora se inclina siempre por las mismas regiones del mar de la sociedad o de “la gente”, esa zona donde habita una misma clase de lengua. Porque todas las lenguas son iguales, pero algunas son más iguales que otras. Y la intelectualidad kirchnerista parece resignarse a la lengua del sciolismo y cargar todas las culpas de su capitatulación sobre la sociedad. 


viernes, 14 de noviembre de 2014

Apuntes sobre la coyuntura y el pos-kirchnerismo




La política y especialmente la apertura de la larga coyuntura electoral empiezan a teñir el conjunto de la situación. El fracaso del cacerolazo del #13N estuvo signado por esta realidad. Fue ninguneado por las corporaciones mediáticas y por la oposición tradicional. Quedó reducido a su mínima expresión, al  núcleo duro del gorilismo rabioso, que en otras oportunidades se rodeó del malestar de una clase media más amplia y confundió a más de un izquierdista ansioso de ver manifestaciones populares progresivas en cualquier congregación de personas. Ni los más radicalizados entre los diputados que adhieren al “cacerolismo” se hicieron presentes. Si quieren votos tienen que alejarse de los energúmenos que se oponen al gobierno desde el lado salvaje de la extrema derecha del escenario. Pero además, el grueso de los que alguna vez participaron, están cruzados por dos experiencias. Primero, por el hecho de que los anteriores cacerolazos no lograron imponer ninguno sus reclamos. Y segundo, que empiezan a ilusionarse con lograr por la vía electoral un gobierno más “propio”, dado el hecho de la inevitable partida de Cristina. Incluso hasta el mal menor de la continuidad posible del oficialismo (Scioli) no está para nada mal, según su punto de vista y de clase.

Es que los grandes actores políticos, mediáticos y empresarios ya están apostando a lo que venga después de la transición (buscando que sea lo más ordenada posible). Y sectores de masas también, aunque no sea una “pasión” la discusión sobre la sucesión, se percibe el final del kirchnerismo y hay que pensar en lo que viene después. De ahí que la ausencia de Cristina por la internación no haya tenido mayor relevancia en la vida nacional. Y que el ascenso de la imagen positiva que marcan algunos encuestadores tenga que ver con el encanto que genera el hecho de marcharse (el efecto contrario a lo que generaron los intentos de re-re, una expresión deformada de un sano rechazo a las castas perpetuas)

Entre los trabajadores hay tendencias al reclamo salarial porque la inflación no cede, combinado con luchas de vanguardia, pero también con cierto conservadurismo (a nivel de masas) por la incertidumbre de la crisis, por el empleo y por la acción de la burocracia sindical. También hay una experiencia con sus acciones masivas (los últimos tres paros generales) que mostraron pronunciamientos contundentes y estados de ánimo políticos, pero no modificaron sustancialmente la agenda, por las limitaciones que imponen las conducciones (en el último paro fue más evidente esta contradictoria sensación). Cuando corre riesgo el empleo, más seria, más organizada y más preparada (es decir más consciente) debe ser una acción, justamente todo lo contrario a lo que hacen las conducciones sindicales que subordinan los medios a sus fines políticos y a sus intereses de casta y con eso limitan las fuerzas de las medidas.

Equilibrio precario



Toda esta situación de cierta pasividad a nivel de masas tiene su base en el precario control de la economía que viene logrando por ahora el gobierno, emparchando las crisis estructurales emergentes del agotamiento del “modelo”. Esto se hace con una combinación de dos políticas. Un arbitraje bonapartista táctico, sobre todo para hacerse de los dólares que lo alejen de la imposición de una nueva devaluación, y una apuesta estratégica de “apertura” (o entrega) al capital internacional.

Para lo primero, amplió la oferta de divisas presionando a las cerealeras para que liquiden en el último trimestre en 1.200 millones de dólares, obtuvo dólares por un monto cercano a este valor con la licitación de licencias para el servicio de 4G, y pudo concretar el primer tramo del canje de divisas con el Banco de China por el equivalente a 814 millones de dólares. Llevó adelante controles sobre las operaciones de dólares ilegales y recientemente lanzó al mercado bonos con la modalidad del “dólar linked”, esto es con “seguro de riesgo por posible devaluación”.

Para lo segundo, impulsó la Ley Chevron y abona el camino para negociar tarde o temprano con los buitres y retomar la hoja de ruta del endeudamiento.

En este marco, aunque no se pueden descartar los imponderables que siempre tiene inscrita la Argentina precaria (lo sucedido en el Hospital Posadas es una muestra); la combinación de entrada en la coyuntura electoral y una apuesta a la sucesión, contención emparchada de la economía (sin descartar que se pueda desmadrar), escenario de salida del kirchnerismo en general y de Cristina en particular, caracterizan a la coyuntura. La política burguesa ya no vive del presente, o mejor dicho, las luchas políticas del presente están determinadas por los contornos que se le pretende dar al pos-kirchnerismo.

El mercado de las pulgas


Los porqué del hecho de que después de la década kirchnerista, los candidatos con “electorabilidad” sean tres alumnos de la escuela menemista, lo hemos analizado en otras ocasiones, aquí plantearemos cuales son sus estrategias u opciones hoy.

Massa y Macri están en plena disputa por los radicales que parecen decididos a convertir a su histórica Lista 3 en el Código 15. Es decir, cumplir en el precario régimen político argentino -por lo menos en esta etapa- el papel de soporte de otros partidos que cumple el PMDB brasilero, para luego intentar reconstruir una futura y lejana estrategia nacional hacia el 2019. Los que tienen votos necesitan territorio y los que tienen territorio necesitan candidatos con votos que les permitan retener o recuperar territorio. Ese es el negocio que no se embarca en estériles discusiones sobre “principios” o “programas” que puedan entorpecer en laissez faire del mercado de la política burguesa.

Esta estrategia radical revienta y desfonda al FA-UNEN que vuelve a dejar a la intemperie a la desilachada centroizquierda criolla.

En el oficialismo, más allá de los pataleos del kirchnerismo iluso, los planetas se alinean a favor de Scioli como candidato de la unidad del peronismo. Es que presentar un candidato más cristinista en  la interna de las PASO, en el recuento de porotos divide los votos individuales de cada uno de los candidatos del peronismo oficialista, frente a las muy probables candidaturas únicas de Massa y Macri. Y una mala performance nacional también pone en riesgo gobernaciones o intendencias. Esto cargaría toda la responsabilidad de una posible derrota sobre Cristina. Por el contrario, un acuerdo con Scioli, le permitiría colocar diputados y otros puestos, para intentar sostener su corriente política después del año que viene.

Frente a esto, el kirchnerismo tiene algunos problemas. Uno: el mismo trance de encumbrar a Scioli como continuador (con mayor y peor razón si gana) y seguir llamándose “progresistas”. Dos: los realineamientos que pueden darse en el peronismo bajo otro liderazgo. Si pierde, toda una fracción se preguntará quien es la responsable de la derrota; si gana, quién es la madre de la criatura. Ya se sabe quién tiene todos los números comprados en esa timba del peronismo implacable.

Pero además, esta opción no descarta del todo “la gran Menem”, es decir garantizar su continuidad dentro de puestos legislativos y luego “apoyar” de tal manera a Scioli que casi ni se note.  “Hoy un juramento, mañana una traición”, como tituló Página 12 luego de la reunión en la que Menem le dio su, ejem… “apoyo” a Duhalde. Total, siempre se puede decir, como dijo Alberto kohan por aquellos años: las “derrotas son de los partidos” pero también “de los candidatos” (es decir, esencialmente de los candidatos)

El presente y el futuro

Cualesquiera que sean los desenlaces (y todo mientras una crisis catastrófica no meta la cola), habrá una disputa para la izquierda con cierto “kirchnerismo de la resistencia”, que ya se adelanta en algunas batallas de hoy (en elecciones universitarias, en la juventud en general o en sindicatos estatales); que como “herencia político-cultural” no pasará de un avatar dentro de la gran casa del peronismo; pero que disputará con la izquierda como corriente de centroizquierda con más posiciones en el Estado y en organizaciones sociales que las que tenía frepasismo. 

Sin restarle fuerzas a las luchas obreras que intentan frenar la avanzada de lo que será un necesario ajuste que ya se comenzó a aplicar y que deberá profundizar el próximo gobierno; esta dispersión histórica del peronismo y sus contradicciones, la no recuperación del radicalismo y la crisis de la centroizquierda; dan fundamento a la batalla política que tiene planteada el Frente de Izquierda. Su postulación, desde ahora, como alternativa con un cada vez más reconocido peso propio, fortalece sus posibilidades de emergencia para encarar la lucha por franjas de masas. Lejos del rutinarismo conservador y temeroso debe encarar la deliberación y el debate público sobre la estrategia y la mejor combinación de representantes para dar esta pelea. Si verdaderamente se cree que el presente es lucha y que el futuro... es nuestro. 


viernes, 7 de noviembre de 2014

Martín Rodríguez sobre el Frente de Izquierda

El poeta y analista político Martín Rodríguez (quien acaba de editar "Orden y Progresismo"), dedicó su columna habitual en el programa "Gente de a Pie" (conducido por Mario Wainfeld, Radio Nacional AM 870, de lunes a viernes de 12:30 a 14 hs.) a las perspectivas electorales del Frente de Izquierda y de los Trabajadores para el 2015.
Como lo "valiente" no quita lo cortés, se agradece el generoso comentario inicial. Devolvemos gentilezas recomendando su último libro (y su producción general), porque más allá de las diferentes perspectivas, siempre es una lectura más que interesante.