viernes, 22 de junio de 2012

Los dos días que estremecieron al kirchnerismo

Sin Pan y Sin Trabajo (Ernesto de la Cárcova)


Moyanismo pagano y kirchnerismo líquido

Lo más interesante que tuvieron estas jornadas es que fueron un ensayo general que hizo evidente las fortalezas y, sobre todo, las debilidades tanto de Moyano como del gobierno.
El enfrentamiento tiene razones económicas y políticas que superan por lejos la paritaria camionera. Moyano lo confesó cuando se hizo el anuncio del moderado acuerdo del 25,5% comunicado por el capo de la Federación patronal, ya que en líneas generales ronda el promedio que acordaron los demás gremios e incluso está por abajo de otros acuerdos (como el de la alimentación).

Más profundamente, la disputa empezó cuando el kirchnerismo como proyecto restaurador pasó de su etapa inferior de coaliciones y alianzas útiles para contener y encauzar a una “sociedad civil” que había dejado maltrecha la autoridad estatal luego del 2001, a su etapa superior más abiertamente bonapartista, cuando se creyó con una fuerza inusitada para independizarse de los factores reales de poder. Las etapas no son antagónicas y son parte de la restauración. Como dijo Gramsci "Todo gobierno de coalición es un grado inicial de cesarismo que puede o no desarrollarse hasta los grados más significativos". Y efectivamente las distintas coaliciones del kirchnerismo de los orígenes fueron abriendo el camino al desarrollo del bonapartismo del presente. Que las etapas coincidan en su distinción con los gobiernos de Néstor en la primera y Cristina en la segunda es simple casualidad. Néstor hoy estaría haciendo más o menos lo mismo que Cristina, quizá con un poco más de muñeca política porque había sutiles diferencias en el ADN más peronista de Néstor Kirchner y el frepasismo rabioso de Cristina Fernández. Pero en general, como gobiernos de desvío y de contención debían seguir más o menos el mismo libreto. Aunque la Historia a veces también se encarga de buscarse los hombres y las mujeres “necesarixs” para cada período: el negociador Néstor para el momento inicial, la pedante de Cristina para la etapa superior. Con la astucia un poco siniestra de que la muerte de uno fue un factor clave para el poder de la otra.
Claro que “sobreterminando” todos estos movimientos políticos estuvo el viento de cola de la economía mundial que favoreció a la Argentina y anteriormente la devaluación duhaldista (con ayuda moyanista). El último gran servicio del impresentable “Tachuela” a la patria…capitalista. Es cierto, no fue todo simple determinación de la economía, después de todo somos de los que creemos que la superestructura tiene cierta autonomía, pero “en última instancia” ahí está la estructura que impone su dictadura de hierro. 
Cuando el “Proyecto” (restaurador) llegó a ese momento bisagra, cooptando y desarticulando al movimiento de desocupados y al de derechos humanos, disciplinando a los gobernadores pejotistas con la abultada caja, ganándose el apoyo popular expresado en el 54%; creyó contar con una “independencia y una fuerza excepcionales”. Quien se encuentra en la cúspide en esos momentos no puede evitar enfermarse de un “complejo de superioridad” propio de todos los bonapartismos. Hasta que la realidad que se empecina con ser la única verdad, lo despierta del “sueño dogmático” (como Hume a Kant) y en la Argentina de estos días esa irrupción tomó la forma de un paro nacional de los camioneros y el bloqueo a las destilerías que se transformó en una crisis política.
Fue ese momento de cambio de etapa cuando le agradecieron los servicios prestados a Moyano y (se podría decir que hasta injustamente) lo despacharon de la coalición de gobierno. El camionero (“ponele”, como dicen en Córdoba, ya que hace largo que no maneja ningún camión) tuvo la política de persuadirlos durante todo este tiempo de que él y su organización son necesarios para sostener el orden en el movimiento obrero y “sólo” pedía un poco más de poder político (que le garanticen mantener su emporio, además de su impunidad). Si la guerra es la continuación de la política pero por otros medios, el paro y los piquetes no fueron más la continuidad de esta línea de persuación de Moyano, aunque ahora este servicio sea ofrecido a Scioli.
Las anécdotas de todo este tiempo no fueron más que episodios de este álgebra de fondo.
Pero estos días, decíamos al principio, mostraron todas juntas las debilidades del bonapartismo líquido del cristinismo para los momentos de crisis más o menos agudas. Como se dijo, la virtud del estadista se mide esencialmente en estos momentos cuando la fortuna acompaña bastante menos.
La camarilla kirchnerista fue durante estos dos días una especie de “Orquesta de San Ovidio” (imagen que  utiliza mucho un amigo) y encima con la ausencia de nuestra “Cesar”.
Boudou, una de las figuras con menos poder político de este gobierno al punto de que casi se caía de la mesa en la última conferencia de prensa de tan al borde que lo pusieron, fue el encargado de amenazar a los camioneros en un acto que tuvo tanta eficacia como el estado de sitio de De la Rua. El rosquero de la Universidad de Lomas de Zamora, "Piñón Fijo" Mariotto, creía que paraba la crisis repitiendo como loro el “relato” por la televisión. A propósito, ni se lo vio a “mi pobre angelito” que era la presunta nueva estrella del kirchnerismo. Al tan renombrado nuevo fenómeno militante de la juventud, es decir a La Cámpora, no lo vimos yendo a los piquetes a defender el proyecto como tan “valientemente” hizo con un indefenso grupo de originarios Qom en la 9 de Julio, ese ex – estalino devenido en peronista que es el “Cuervo” Larroque, con los mamarrachos que lo acompañaron. Los que  se retorcieron en una angustiosa impotencia fueron los que pertenecen a ese oxímoron llamado “izquierda kirchenrista” (el "seissieteochismo"). Porque otra de las cuestiones que emergió en la coyuntura fue el ADN gorila y antiobrero del cristinismo. El frepasismo rabioso que en la historia política de nuestro país nos fue más que un “menemismo celeste” materializado en la Alianza. Para descalificar la huelga sacaron a luz los argumentos del clásico manual del gorilismo criollo.
En síntesis, fue el momento más “delarruísta” del kirchnerismo y a decir verdad ante la primera crisis seria que amenaza con no ser la única, ni la última en momentos en que la economía se deteriora aceleradamente y el “bonapartismo del anuncio permanente y la cadena nacional” es cada vez menos eficaz. A propósito ¿no habían retomado la agenda con otro plan (y van...) de viviendas? Al que no le quedaba claro, a esto referíamos con "debilidad estratégica".

La estrategia de Moyano y los límites de la guerra

El que dio por cerrada la crisis nacional fue Moyano. Como aprendimos del clásico teórico de la guerra “Cuanto más importante y de mayor entidad sean los motivos de la guerra, cuanto más afectan a los intereses vitales de los pueblos, con mayor empeño se tratará de derribar al adversario, entonces tienden a confundirse objetivo guerrero y fin político" (Carl Von Clausewitz, De la Guerra).
Es una traducción posible de este complejo aforismo de Clausewitz, que sintetizamos en algún otro lugar como “cuando más política, más guerrera”. Es decir, la política (que siempre dirige a la guerra) puede actuar como moderadora o llevarla hasta el final y de esta manera acercarla a su concepto, que tiene la forma más pura en el duelo.
Más importante que la convocatoria al paro y  la marcha para el miércoles fue el anuncio que Moyano “terciarizó” en boca del jefe de las patronales transportistas, el acuerdo del 25,5 % con el que de hecho firmaba el armisticio. Si continuaba con el paro y los piquetes para acercarse al 30% podía desatar fuerzas incontrolables y abría una crisis con las paritarias de todo el movimiento obrero. Al sentenciar que el salario se volvía una "cuestión secundaria" obturó esta posibilidad y reafirmó su carácter de estratega de la división de las filas obreras, bajo el “relato” (Moyano también tiene el suyo) de la defensa de los intereses de todos lo trabajadores.
La posibilidad del 30% se acercaba más a los intereses vitales de toda la clase obrera (aunque por supuesto no los incluía a todos) y acercaba a la “guerra” un poco más hacia los extremos.
Observan sólo la apariencia aquellos que ven en la convocatoria a la marcha y al paro un redoble de la apuesta. Es un retroceso más que táctico, estratégico como bien definieron los (entrañables) amigos Castilla y Del Caño acá.
La estrategia y la naturaleza del moyanismo lo limitan estructuralmente para llevar la guerra hasta el final. El programa del aumento del mínimo no imponible y las asignaciones, aunque progresivas no unifican vitalmente al movimiento obrero. Sino que dividen a sus sectores más altos de los "sin pan y sin trabajo" de hoy (retratados tan vivamente por De la Cárcova en la imagen que ilustra este post) y que incluyen no solo a los desocupados propiamente dichos, sino a la masa de precarios, contratados, en negro, tercerizados y esa mayoría del subsuelo de la patria que son los "excluidos" del programa moyanista.
Y su programa corresponde a sus estrategia, sus medios a sus fines. La apuesta a un lugar bajo el proyecto sciolista, que junto a Clarín lo condujeron y le pidieron (o le impusieron?) moderación orienta sus tácticas y su programa que necesariamente suponen la contención y la división del movimiento obrero. Aunque su carácter y oficio de burócrata sindical  le impongan, a veces, jugar con fuego.
Para llevar la guerra a su concepto, o lo que es lo mismo, la lucha de clases hasta el final es necesario cambiar la conducción, la estrategia y el programa. Es decir tener una orientación política que unifique en sus intereses vitales a toda la clase trabajadora y con ella pelear por la hegemonía.
Esto implica diferenciar bases de direcciones, para lo cual es necesaria la experiencia del frente único y la participación activa en la marcha del miércoles con un programa y estrategia independiente.
Pero lo destacado es que este episodio en el drama (o la farsa) kirchnerista abrió un nuevo escenario y desnudó los límites de su ingeniería de poder, además de mostrar el potencial poder social de clase obrera (más allá de su dirección) en tiempos de viento de frente y crisis anunciadas que llegan a estas pampas.


(Agradecemos a LL, la primera crítica del post, por el aviso para corregir los "horrores" de redacción, así como también mejorarlo políticamente)

9 comentarios:

  1. Muy esquemàtico su análisis. En principio el acuerdo al que llego Moyano es paupérrimo el último porcentaje se hace efectivo en junio de 2013. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Estimado Fernando

    A ver como me hago entender, la apuesta del Hugo no tiene como objetivo al PEN, sino al MOA.
    “Reventar” por abajo al resto de la Organizaciones, obligar a “optar” a las 100.000 flores carnívoras, entre la obediencia del Secretariado o la de las Bases.
    Reconfigurando, a la vez que se hace al trasvase generacional, el mapa de las Organizaciones.
    Ver.di
    http://en.wikipedia.org/wiki/Vereinte_Dienstleistungsgewerkschaft
    Unite
    http://en.wikipedia.org/wiki/Unite_(British_trade_union)
    Workers Uniting
    http://en.wikipedia.org/wiki/Workers_Uniting
    ¿Sindicato por rama del MERCOSUR?
    Ahora bien, como toda lucha darwinista enmarcada por el capitalismo; los más duros no son los que gritan Revolución; sino los que proveen mejor botín a sus seguidores.
    Ergo, Luxemburgo y el mejor precio que pueda ofrecer el mercado.
    Esa zona al borde, donde el límite es no “secar” la fuente laboral.
    Un abrazo.

    PD, si ya se, parece Pinky y Cerebro; pero es la tendencia sindical “pura” frente a la amenaza del outsourcing de la Multi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manolo, tu consideración de la caracterización sobre la burocracia sindical moyanista como "reformista", con una estrategia propia para enfrentar la crisis ampliando hacia los MMSS, blanqueando, etc., me parece un castillo en el aire. Como sostiene el amigo FR aquí, es estratégico para el moyanismo sostener la división de las filas obreras. Vos venís construyendo hace tiempo una "épica" sobre el carácter reformista de la conducción sindical peronista, pero eso sólo tiene asidero en que estas conducciones han sido "reformistas" (por oposición a más audaces o radicales) en los modos sumamente pausados en que "pelearon" por la recomposición salarial durante los años de bonanza de la última década; o sea, "reformismo" como contención. Un "reformismo" para el 30% de la clase, y que apenas logró un aumento de salario real promedio del 8,7% (ver aquí http://www.ips.org.ar/?p=5522), y que sin los T en Kraft y otros lugares perforando los techos de Moyano habría sido aún menos. Y estas mismas conducciones que dibujás como "reformistas", son las que en 2008/09 dejaron pasar por todos lados los ataques de la patronal para descargar la crisis sobre los asalariados (ver aquí http://puntoddesequilibrio.blogspot.com.ar/2010/10/kirchnerismo-y-burocracia-sindical.html). Esto nos da una pauta de cómo se preparan para enfrentar la crisis, que no se ajusta mucho a tus previsiones. Cambia el panorama, que algunos sectores T hemos aprovechado estos años para ampliar las posiciones estratégicas en el movimiento obrero de la mano del desarrollo de corrientes clasistas, y nos estamos preparando para no quedarnos en el pelotero :P

      Eliminar
  3. A pedido de "Emerre" (que no pudo postear), va su comentario

    "manolo: en que sentido usted reivindica a Rosa Luxemburgo? La estrategia de Moyano es la contraria. Mientras RL planteaba, contra su propio partido, que la huelga general debia ser utilizada como herramienta para "organizar a los desorganizados", a los obreros peores pagos y no sindicalizados (tomando el modelo de la huelga rusa de 1905); moyano consolida la division, levantando solo el reclamo (por demas justo) del 20% de los asasalariados y dejando sin representación a la mayoría. saludos
    Emerre.

    ResponderEliminar
  4. Un amigo nos envía este comentario que posteamos, a propósito del debate con Manolo Bargue:

    Si comprendo bien Fernando, Manolo Bargue,con toda su "chachara " abstrusa (Saadi Dixit), nos dice que el peronismo ("frente popular en forma de partido") es más eficientemente "anti revolucionario", que el Frondicismo, o en la actualidad, el neo-frepasismo de Cristina y sus aliados centroizquierdistas a lo Página 12, que opinan que hay que hacer una "redistribución "en el seno de la clase trabajadora", para que los que ganen más "ayuden a lo que ganan menos", sin afectar ni al capital ni a las rentas como la minera o la financiera. Esta es la razón de fondo de la pelea de Moyano con Cristina, ya que "el Hugo" es el "articulador" de la "Labour aristocracy".
    MB frente a "Luxemburg" replantea "pacto social a lo Gelbard", como una forma de resistir a la crisis(y lo ve a Moyano "limitado" como todo sindicalista pero como organizador de ese frente popular como mascarón de proa de un Scioli o el que sea del "subsistema peronista". La mejor paritaria posible más huelga general, es una forma generosa de nombrar una presión para "forzar a las multinacionales" a entrar en esa estrategia, como eventual sucesión peronista de Cristina. Y más aún contra el "viento de frente" que se aproxima.
    Los resultados de las dos políticas ya están condenados por la historia.
    El plan del "estratega" Frondizi terminó en represión generalizada y caída ...
    El de MB terminó en la hiperinflacion, el Rodrigazo, las 3A y finalmente el golpe militar.
    Al no triunfar la estrategia de Luxemburg, unos añitos después de esas discusiones, los obreros alemanes terminaron como carne de cañón de sus patrones masacrando a los obreros franceses, ingleses etc., que defendían a los suyos. Sólo Lenin y Trotsky (y al costo de sus vidas Luxemburg y Liebneckt) salvaron al socialismo internacional de la ignominia política y moral.
    Los "P"(como dice MB) parece que siempre tienen una solución "pacífica y salvadora" o un matafuegos a mano, pero como dijo Tu Sam "puede fallar", entonces leña, comenzada por ellos y terminada por otros profesionales "mas eficientes".
    Un amigo

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno el post. Solo una cosa me hace ruido: no tengo acuerdo con FR cuando dice que Cristina "se creyó con una fuerza inusitada para independizarse de los factores reales de poder". Cristina no se independiza de la CGT, sino que trata de atacar a la conducción de Moyano por vía de su apoyo al sector de los gordos e independientes de la CGT más fácilmente domesticables. Esto combinado con el ataque a toda lucha x vía de la represión, Proyecto X y todo lo que ya conocemos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Mi comentario es que toda esta charla es muy interesante y que quienes escriben tienen muy afilada la punta para el analisis. Yo no podria sentirme mejor representado por el escrito del articulo principal. Agregaria que este punto (no se como llamarlo, inflexion, quiebre, agravamiento de la fragmentacion del movimiento K) se produce quizas antes de lo esperado. Pensabamos que se dirimiria en el plenario de la CgT o algo asi. El analisis para mi acierta cuando caracteriza que la medida del paro de camioneros es el reflejo tardio de un dirigente burocratico acorralado. Los problemas acuciantes del total de la clase trabajadora argentina no figuran en los objetivos de la maniobra (como es costumbre) sino marcar el terreno de su poder, amenazado de manera un tanto irracional por quienes hasta ayer compartian los mismos intereses desde el mismo lugar. A esto bastante asqueroso es lo que se llama pragmatismo o politica-real, no? Es decir, en mi opinion, el famoso metodo estalinista de reemplazar la opinion y decision de las bases por un grupo, en este caso dos, de protagonistas corporativos. Es decir practicar la "democracia" (aunque sea dentro de los limites de la democracia patronal que es la combinacion de sufragio universal con el monopolio de las decisiones ejecutivas) como un juego de francotiradores conteniendo el sujeto principal en un papel mas bien pasivo. Que diferencia aplastante con el metodo del Poke y el sindicalismo de base, mi Dios! O el de los muchachos de Zanon. Este circo al que acabamos de asistir involuntariamente tienen, ya se, muchas connotaciones e implicancias pero la conclusion que yo saco es la de reafirmar nuestro programa y redoblar los esfuerzos para que triunfe la democracia sindical y la independencia de clase. Sin esto no se puede convertir en realidad nuestro objetivos de liberacion economica, social y politica de los trabajadores y demas sectores oprimidos.

    ResponderEliminar
  7. Como dijo Carlitos Marx, lo que ahora presenciamos no es la tragedia, sino la comedia de los simulacros. Si no fueran tan dañinos nos darian risa

    ResponderEliminar
  8. por eso van a marchar con hugo el miercoles!!no me digan que es por el salario de los trabajadores!! cata_edu05@ yo no alcanzo a entender el papel de la izquierda, mira que intento.En vez de darle un empujoncito al capo de la burocracia y seguir trabajando en la consolidacion instituciones sindicales mas democraticas y generando conciencia solidaria entre los obreros primero.. vamos a ver si los trabajadores que cobran 15 lucas por mes se solidarizan con los tercearizados que cobran 3, paso a paso, primero logremos solidaridad genuina y luego reclamemos TODOS LOS TARBAJADORES UNIDOS, luchas en las calles sin rivetes politicos y mesquinos como este!!

    ResponderEliminar