viernes, 13 de febrero de 2015

Todo sobre la crisis Nisman



Desde que se produjo la muerte dudosa del fiscal Alberto Nisman el 18 de enero pasado, venimos cubriendo para La Izquierda Diario la crisis política abierta que tendrá un nuevo episodio en la llamada "marcha de los fiscales" del próximo 18 de febrero. Ponemos a disposición de los lectores de El violento oficio de la crítica, todos los artículos/editoriales publicados desde el día de la muerte que produjo una verdadera conmoción nacional. Publicamos también un artículo anterior, de diciembre de 2014, cuando se produjo el cambio en la cúpula de la ex - Side. Es válido aclarar que en la mayoría de los casos se trata se síntesis de debates y discusiones en la redacción de La Izquierda Diario y en el seno del Partido de los Trabajadores Socialistas.



La imputación a la Presidenta Cristina Fernández por presunto “encubrimiento” de la llamada “pista iraní” en la causa AMIA, es un salto en la escalada de la corporación judicial, aliada a una fracción del aparato de espionaje y a los medios opositores, en la guerra de desgaste con el gobierno. La transición presidencial ya no se presenta tan ordenada como preveían.

La Presidenta enfrentó abiertamente a la llamada “marcha de los fiscales” en la Cadena Nacional. Las contradicciones de la estrategia de polarización. Convergencias y divergencias con otros momentos críticos en los años kirchneristas.


Los carpetazos y operaciones dominan la disputa política. Una crisis profunda de la autoridad del Estado, pese a que no irrumpa la economía como elemento catastrófico.



Un nuevo capítulo de la crisis política con la convocatoria a la movilización del próximo 18 de febrero. Tragedia y farsa de las comparaciones kirchneristas. La izquierda frente a la marcha del 18F. Una posición independiente: ni con el Gobierno, ni con la oposición, todos conspiradores y cómplices del espionaje.


Por estos días circuló el borrador de la nueva Carta Abierta (Nº 18). “Entre el texto y la sangre” es el título y se refiere centralmente a la crisis por la muerte de Nismam. Grageas de una primera lectura rápida.


La mayoría de la población cree que va a reinar la impunidad y desconfía de la justicia, la policía y los servicios. La crisis tiene un nuevo episodio con el debate sobre la reforma de la exSIDE. El impacto en el año electoral. Y porqué los servicios de inteligencia son irreformables.


La “rebelión de los espías”, último acto de la serie de restauraciones que no fueron. La obra de la recomposición de la autoridad estatal cuestionaba desde lo más oscuro de su propio núcleo. El “fin” de un ciclo que no existe más.


Se abrió el debate sobre el proyecto anunciado por la Presidenta que declama la “disolución” de la SIDE. Lo que no dice la propuesta, ni aclara el Gobierno. La oposición, la causa Nisman y un debate con el kirchnerismo.


Un anuncio que llega de contragolpe ante la crisis aguda por la muerte del fiscal Nisman. El doble discurso de un Gobierno que siempre se apoyó en los espías, las patotas sindicales y represores como Berni o Milani; y ahora dice que quiere “democratizar” los aparatos de inteligencia.


Prontuarios que muestran la mafia que florece en el seno de los servicios de inteligencia. El Estado detrás del Estado y la frontera donde se cruzan política y delito. La utopía reaccionaria de democratizar y reformar esta cloaca como ahora propone la presidenta Cristina Fernández.


Fue una de las semanas más críticas bajo los Gobiernos kirchneristas. Las últimas novedades de la investigación y una lección sobre los "servicios" de la democracia.


Algunas conclusiones sobre un crimen que cambió el escenario. Las consecuencias políticas sobre el gobierno, el régimen y el Estado. Una muestra más del fracaso de la “lucha contra las corporaciones”. El desprestigio de los servicios y la oportunidad de esta crisis.


Los “servicios” son un factor de poder que actúa en las sombras del Estado. Además de su función como organismo de persecución y represión, son agentes de las conspiraciones entre las diferentes camarillas capitalistas.


Las primeras horas de la investigación dejan más dudas que certezas. Los pasos de la fiscal y la jueza de la causa. El giro político del gobierno y los agujeros negros de una “muerte dudosa”.


El fiscal Alberto Nisman fue encontrado muerto en el baño de su departamento. Fue el mismo día que tenía que declarar ante la Comisión de Legislación Penal del Congreso por las denuncias presentadas contra el gobierno al que acusaba de encubrimiento en la causa del atentado a la AMIA. El “suicidio” abrió una crisis política con resultado incierto. La podrida guerra de los espías saltó a la luz con la muerte de Nisman.


Los servicios de inteligencia no son “imperfecciones” o cuentas pendientes de la democracia, sino parte de su estructura.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada