lunes, 6 de diciembre de 2010

Las "nuevas" víctimas burguesas (o como encubrir aún más el carácter de clase del genocidio)


Ya habíamos visto hace un tiempo acá, cuando el gobierno hizo su "ofensiva mediática" sobre Clarín con el caso Papel Prensa, comenzaron a circular elementos para un nuevo relato sobre las causas y consecuencias del genocidio. Recientemente vimos que se retoma la cuestión, siempre desde alguna publicación del "multimedios" oficialista. No hay dudas de que es una línea política-ideológica bajada desde el gobierno, que además creó una unidad especial para investigar "delitos de lesa humanidad con motivación económica".¿Habrá que entender este intento de un nuevo relato hegemónico sobre la dictadura, como parte del giro a la derecha que CFK viene llevando adelante aceleradamente?.
El objetivo es simple: borrar totalmente el carácter de clase del genocidio. O incluso más, plantear que la dictadura no fue "sólo" contra los trabajadores, los estudiantes y los sectores populares, sino que incluyó entre sus víctimas a muchos capitalistas a quiénes les fueron expropiadas sus empresas. Hablan de un número que superaría los 600. Así anuncian pomposamente que "Una nueva etapa comienza en el proceso de memoria, verdad y justicia en la Argentina. Según el Subsecretario de Protección de DDHH, Luis Alén “La dictadura tuvo un claro objetivo: establecer un determinado modelo económico para el cual era necesario disciplinar a la población mediante el terror. Si bien esa represión se centró en la militancia progresista, también afectó a muchos empresarios.”
Sutilmente usan el mismo discurso con el que se fundamentó en varios juicios el carácter genocida, o mejor dicho, que los crímenes que cometían los militares se dieron "en el marco de un genocidio". Esto fue un avance, que inteligentemente lograron incorporar los abogados de DDHH (sobre todo el Ceprodh y Justicia Ya!) para imponer mayores condenas a los pocos militares juzgados. Pero como la legislación burguesa, nacional o internacional no aclara, y no podría aclarar jamás el verdadero carácter de clase del o los genocidios, ahora lo pretenden utilizar para imponer su contenido de conciliación de clases a una nueva reescritura de esa parte la historia.
Una definición wikipediana (pero creo que en general correcta) dice: "Se entiende por genocidio cualquiera de los actos perpetrados con la intención de destruir, total o parcialmente, a un grupo nacional, étnico, racial, o religioso como tal con algún propósito particular. Estos actos comprenden la muerte y lesión a la integridad física o moral de los miembros del grupo, el exterminio o la adopción de medidas destinadas a impedir los nacimientos en el grupo. Con más o menos estos fundamentos se pudo enmarcar dentro de la figura de genocidio, la condena de Etchecolatz por ejemplo. Pero los "laclausianos" kirchneristas encontraron que esto es un "significante vacío" y que dentro del "grupo nacional", cuando toda evidencia muestra que predomina aplastantemente la clase trabajadora, pretenden incorporar a nuevos sectores burgueses (nada mas y nada menos que 600) entre los que sufrieron el genocidio.
De esta manera la dictadura habría sido la herramienta de un bloque reaccionario: el capital financiero, ciertas empresas multinacionales, la "oligarquía"; que habría venido a liquidar a un "bloque histórico" progresivo: la clase trabajadora, la intelectualidad progresista, los sectores populares, a los que ahora suman a una "mítica" burguesía ¿nacional? que también fue víctima, todo para imponer un nuevo "modelo económico".
La famosa burguesía nacional "progresiva" que vienen buscando desde el nacimiento mismo del capitalismo argentino, tanto stalinistas, maoístas, como peronistas de todos los colores, siempre tiene un problema y "falta a la cita" cuando la llaman desesperadamente en momentos de revolución y contrarrevolución; pues ahora resulta que habría sido "liquidada" por la dictadura y tan víctima como la clase obrera o los sectores populares.
Este nuevo cuento stalino-sino-kirchnerista, es menos creíble a esta altura del nuevo siglo y luego de mas de 200 años de historia de la burguesía nacional realmente existente.
Ya habíamos analizado acá los "relatos" que se impusieron desde la dictadura a esta parte: en primer lugar el relato propio de los asesinos y su legítima guerra contra la subversión; segundo la teoría de los dos demonios alfonsinista; tercero la reivindicación de una generación militante heroica, pero cien por ciento equivocada; por último, lo que llamábamos el "cuarto relato" que pone el eje en el carácter de clase del genocidio que vino a parar un enorme ascenso de clase trabajadora que cuestionaba las bases mismas del capitalismo y su régimen. Los hechos y los objetivos que se impusieron los represores, demuestran que esta última es la interpretación que explica el fondo de las causas y consecuencias de la dictadura.
El "kirchnerismo de los orígenes" y su base, los organismos de DDHH cooptados y cierta intelectualidad progresista y nac&pop, habían adoptado en general los argumentos del tercer relato. En repuesta, los libros de Ceferino Reato ("Operación Traviata" y el reciente "Operación Primicia") intentan revivir el segundo relato, incluso acercándose mucho al primero.
Por parte del gobierno y sus escribas hasta ahora habíamos escuchado sólo alabanzas a la "juventud maravillosa", después vino el "operativo lavaje de cara" de las nuevas FFAA y ahora parece que se le suma una "burguesía heroica". Falta que 678 empiece a mostrar las historia de vida de burgueses patriotas que hicieron plata "laburando toda su vida" para que unos malos militares vengan a despojarlos de todo (como en parte se hizo con los Graiver).
En la misma Revista Veintitres, Alén confiesa que "Si bien muchas de las víctimas ya habían hecho su reclamo ante el ex presidente Raúl Alfonsín y fueron indemnizados, Alén hace una diferencia: “Una cosa es la cuestión patrimonial y otra la faz criminal. Nosotros investigamos esta última: la responsabilidad criminal de la dictadura con una finalidad económica”. Es decir, primero estos "buenazos" burgueses no fueron a la Plaza con las Madres a pedir justicia, sino a verlo al finado Alfonso para mangearle guita y segundo, el gobierno según su vocero Alén, quiere utilizar esto con una finalidad política-ideológica.
La historia ha juzgado y duramente a los que soñaron una revolución de la mano de militares nacionalistas y burgueses progres. Este relato de conciliación de clases "al revés", es decir que pretende victimizar a cierta burguesía buena expropiada por capitalistas y militares malos, no es más que otro cuento chino.
No negamos que en la guerra contra la clase obrera, los militares y la burguesía hayan tenido problemas en su "frente interno" y algunos se aprovecharon de cierto poder estatal para hacer negocios e inclusive que individuos burgueses hayan sido víctimas. Pero si el tercer relato ocultaba la insurgencia obrera contra la que se preparó el golpe, este nuevo pretende hacerla "desaparecer", echando tierra populista - burguesa sobre la necesaria verdad histórica.
Viene muy bien recordar esta frase que uno de los más heroicos mártires que tuvo la clase trabajadora internacional, le escupió en la cara al tribunal que lo condenaría a muerte por defender los derechos de la clase obrera: "Yo no combato individualmente a los capitalistas; combato el sistema que da el privilegio. Mi más ardiente deseo es que los trabajadores sepan quiénes son sus enemigos y quiénes son sus amigos. Todo lo demás merece mi desprecio (...)"

2 comentarios:

  1. Como dato agregado, QQ: el número que según los mismos personeros seisieteochescos dan (600 empresarios), hace un total del 2% de las víctimas (aunque para ese 2% valga idefectiblemente el entrecomillado). Frente a eso el 60% de compañer@s secuestrados, torturados, asesinados y desaparecidos de la clase obrera significan en concreto alrededor de 18000 personas. Si a ello le sumamos el 10% del movimiento estudiantil y la intelectualidad, 3000 personas más, por poner un estimativo, tenemos que 21000 personas (frente a 600) fueron las víctimas de la clase obrera y el pueblo.
    Las cifras hablan por sí mismas ante tanta mitomanía k.

    ResponderEliminar
  2. para una definición histórica del genocidio
    http://facundoaguirre.wordpress.com/2010/11/09/el-genocidio-jen-paul-sartre/

    ResponderEliminar