jueves, 2 de octubre de 2014

Salvador Benesdra: Un profeta desarmado en el horno de los '90




Salvador Benesdra es considerado uno de los mejores escritores de la literatura argentina, no obstante ser injustamente desconocido por el público masivo. De sólida formación intelectual, ex-militante trotskista, políglota, conocedor de la cultura de oriente y occidente, dejó dos libros: la novela El Traductor y el inclasificable libro El Camino Total - Técnicas no ingenuas de autoayuda para gente en crisis en tiempos de cambio. El Traductor había estado entre los finalistas del Premio Planeta Argentina de 1995, pero no ganó. El escritor Elvio Gandolfo, jurado en ese concurso, cuenta en el prólogo de la edición de Eterna Cadencia, que al leer los primeros párrafos, pensó “este tipo escribe”. Después del concurso, Benesdra se comunicó con Gandolfo para que lo guiara “sobre qué hacer con la novela”. Antes de que el libro estuviera publicado por Ediciones de la Flor, Benesdra se tiró del balcón de su departamento el 2 de enero de 1996. Después de muerto, el libro se publicó con dinero de una beca de la Fundación Antorchas, de la familia de Benesdra y con la colaboración de Gandolfo como editor. Entre marzo y octubre de 1995 escribió El Camino Total, que ninguna editorial quiso publicar porque “tenía un nivel demasiado elevado para el mercado de autoayuda. En 2012 Eterna Cadencia reeditó El Traductor y publicó por primera vez El Camino Total, “haciéndole trampas al mercado”, como dice Fabián Casas.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada