domingo, 23 de noviembre de 2014

Horacio González y un museo de la lengua


Fernando Rosso
@RossoFer

El diario La Nación publicó recientemente un reportaje al director de la Biblioteca Nacional, Horacio González, quien es además uno de los principales referentes del agrupamiento intelectual autodenominado Carta Abierta (La Nación, 22/11).
En muchas ocasiones es una tarea difícil encarar un análisis puntilloso y holístico de los escritos líricos del sociólogo y ensayista, que imprime su inconfundible sello a los documentos que emite cada tanto el núcleo de intelectuales kirchneristas.
Sin embargo, en este caso, los conceptos vertidos por Horacio González tienen el mérito de plasmar blanco sobre negro una lógica inmutable que aplican quienes defienden incondicionalmente al Gobierno, y en los últimos tiempos tienen la ardua tarea de justificar sus recurrentes giros a la derecha.
Una leve y moderada distancia crítica siempre acompaña la operación central: salvar el núcleo duro de la orientación del oficialismo y exculparlo de sus responsabilidades. La inversión de las causas hacia las consecuencias y viceversa, es el modo de encontrar fundamento para la justificación.
Desde la emergencia del kirchnerismo existe un debate en torno a cuáles fueron los motores de sus actos y los determinantes de su orientación política. Cuando en los orígenes se denunciaba la operación pasivisante de apropiarse de determinadas banderas que siempre le habían sido ajenas (derechos humanos, difuso setentismo), con el objetivo restaurar el orden con el discurseo de un poco de progresismo; los intelectuales kirchneristas respondían que su política eran un genuino producto de la decisión (y hasta del “buen decisionismo”) del gobierno y de sus líderes. Hoy, cuando se reconoce que gira a la derecha en sus respuestas políticas hacia los más diversos temas de la vida nacional, sus justificadores seriales dicen que está trágicamente determinado por “la sociedad”.
El periodista pregunta: “¿No será que la sociedad giró un poco a la derecha?” González contesta: “¿Y me lo decís vos, que trabajás en La Nación? ¡Claro que giró a la derecha! ¿Y qué hace un gobierno de extracción popular? Ese gobierno es lector de la sociedad. Lee pulsiones.”
Interpelado por la incómoda figura de Daniel Scioli, González afirma: “No, no me entusiasma, pero tampoco lo considero con desprecio. Es la expresión de una buena parte de la sociedad argentina. Sus vacilaciones, su estilo aparentemente distraído para las grandes definiciones, casi forma parte del carácter nacional (…) Tiene, sí, una especie de don emanado de una cierta cortesía personal.”
Cuando los gestos o las medidas aparentaban ir hacia la “izquierda”, los motores había que  buscarlos en una férrea voluntad política que se colocaba a la vanguardia de la sociedad. Hoy que los giros son a la derecha y en el 2015 se puede dar un gran salto cualitativo en la misma dirección, hay que rastrear las responsabilidades y las causas últimas en los movimientos capilares de una sociedad empecinada en girar pendularmente y no ponerse a la altura del gobierno que la historia tuvo la generosidad de poner a su disposición. Cuando se va presuntamente hacia adelante, los méritos son del gobierno y del estado, cuando se producen supuestos retrocesos, la culpa es de la sociedad.
Las pulsiones, los miedos, el carácter, las vacilaciones y las distracciones de “la sociedad” (¿qué diferencia hay con ese invento mediático al que se define como “la gente”?), parece que expresan el presente argentino. Si no hay explicación posible en la economía política se retrocede a la psicología de masas o al costumbrismo para interpretar el rumbo social y político.
Una sociedad que parece que se ha “piantao”, empieza a ver la luna rodando por Callao y a la que los semáforos le dan tres luces naranjas.

El gobierno que se merecen

Existe un viejo aforismo liberal que refleja una concepción sobre la historia: un pueblo tiene el gobierno que se merece. Sin embargo, la historia nos demuestra que un solo y mismo pueblo (o sociedad) puede tener durante un período relativamente breve, gobiernos muy diferentes. El secreto reside en que la sociedad está compuesta de clases formadas por capas diferentes, parcialmente opuestas unas a otras y que tienen distintas orientaciones. Los gobiernos no son la expresión de la "madurez"  o “inmadurez” de una un "sociedad", sino el fruto de la lucha. En última instancia son un producto de la relación de fuerzas y de lo que estén dispuestos a realizar con ella.
Por esto, Daniel Scioli, tan cortés y caballero, no es el resultado de las locas pulsiones y los miedos de una sociedad a la que le falta un Diego Peretti que la ponga en terapia, sino el hijo directo de la orientación del kirchnerismo. O en todo caso, los miedos, las “pulsiones” y las tendencias que manifiestan franjas de la sociedad son el resultado de esas políticas. Dentro de las luchas que se producen en "la sociedad”, el gobierno se posicionó del lado de las que llevaban indefectiblemente hacia Scioli (devaluación, Chevron, Berni, Insaurralde y un largo etcétera). Es más,  hay algunas malas lenguas que afirmaron que el kirchnerismo se había “sciolizado”.

¿Y Cristina?

Esa es la última pregunta del periodista. “Cristina es una gran buceadora de las lenguas internas que habitan una sociedad” responde semióticamente González. Y explica “en este caso, la lengua interna sería el miedo. El miedo no entendido sólo como un asalto. El miedo ante tus expectativas de vida. Hay un miedo antropológico en la sociedad argentina. Ella lo ha captado.”
En sus expediciones, Cristina podía haber rescatado las lenguas expresadas en los reclamos de la madre de Luciano Arruga, por ejemplo, o de los padres Franco Casco, ambos asesinados por el gatillo fácil y un producto de esas malditas policías tan sciolistas que existen en todas las provincias; de los que reclaman por sus puestos de trabajo (Lear); o de aquellos que piden por un salario, licuado crecientemente por la inflación.
Parece que la experta buceadora se inclina siempre por las mismas regiones del mar de la sociedad o de “la gente”, esa zona donde habita una misma clase de lengua. Porque todas las lenguas son iguales, pero algunas son más iguales que otras. Y la intelectualidad kirchnerista parece resignarse a la lengua del sciolismo y cargar todas las culpas de su capitatulación sobre la sociedad. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada