sábado, 18 de abril de 2015

Perón posmoderno




"Esa pasión de los hombres por la verdad me ha parecido siempre insensata. En esta orilla del río tengo los hechos. Muy bien: yo los copio tal como los veo. ¿Pero quién asegura que los veo tal como son? Alguien ha escrito por ahí que debo estudiar mejor los documentos. Ajá. Aquí están los documentos, todos los que se me da la gana. Y si no están, López los inventa. Le basta con posar las manos sobre el papel para volverlo amarillo: así me ha dicho. Tanto me ha confundido que cuando miro una foto de la infancia, no sé si de verdad estoy en ella o es que López me ha llevado hasta allí.
Pero en la otra orilla del río está lo que yo siento de los hechos. Y para mi eso es lo único que importa. Nadie sabrá jamás qué cara tenía la Mona Lisa ni como sonreía, porque esa cara y esa sonrisa no corresponden a lo que ella fue sino a lo que pintó Leonardo. Eva decía lo mismo: hay que poner las montañas donde uno quiere, Juan. Porque donde las ponés, allí se quedan. Así es la historia."

(Tomás Eloy Martínez, "La novela de Perón". Legasa, Buenos Aires 1985) 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada