lunes, 9 de noviembre de 2015

Focus group conurbano para el balotaje



Ayer anduvimos por la Tercera del conurbano al fondo. Primero tuvimos que visitar una unidad básica de Pancho, para cumplir con una de las ceremonias. Estaba lleno de globos amarillos (y también blancos, pero más amarillos), y el “portavoz” habló mucho de los tiempos de cambio, pero puede ser pura paranoia (como esa que dicen que llamaron a votar “contra el narcotráfico” en octubre). Comentan que desde que agarraron la manija universal está mejorando la “construcción”, recuperaron contactos, están armando círculos de aspirantes y “renovaron el padrón”. Aunque tampoco para exultarse, puede ser una moda.

En el asado, lógicamente surgió el debate sobre el balotaje. Es bueno aclarar que es una "cultura política" donde es completamente verosímil la anécdota que relata Pablo Ramos sobre el diálogo con su padre cuando se le ocurrió preguntar, no por el origen de la tristeza, sino por el peronismo:

- ¿Qué es ser peronista, papá?
- Lo que vas a ser de acá hasta que te mueras o te rompo el culo a patadas. 

 
Más allá del “núcleo duro” que así como metió a Del Caño, ahora va por el blanco; en general los que estaban presentes votaban a Macri. Aunque paradójicamente no creían que pueda ganar. Gente laburante (plomeros, de la construcción, gasistas), hijos de inmigrantes de países limítrofes algunos; aunque con cierta “ética protestante” del que pasó mucho tiempo viviendo del cuentapropismo precario. Aunque hoy trabaje en fábrica. También docentes, esos que pasaron la “década ganada” escuchando los retos desde la cúpula del Gobierno. “Que estén 12 años cagándote a pedos y sembrando dudas sobre tu trabajo, te cansa un poquito”, comenta una voz. Y cuando tenés razón…

Mi sobrina (15) dice en un momento -con tono de broma, obvio- “yo crecí bajo la tiranía de los Kirchner” y desató la carcajada generalizada. Luego le pedimos las explicaciones del caso y contó que en realidad estaban estudiando “tiranía” (o sistemas políticos) en la escuela y que cuando la profesora explicó las características, un alumno preguntó si lo de “los Kirchner” era una tiranía. Le dieron las explicaciones correspondientes sobre el sistema representativo, republicano y federal, donde el pueblo no delibera ni gobierna, sino a través de sus representantes. No parecía muy convencido y a la salida algunos lo escucharon murmurar algo que no se sabe si fue "eppur si muove" o "igual, para mi es una tiranía". En las escuelas parece que no se está entendiendo la cruzada que el joven Patricio (el de la “tiranía de los Mussi”) lleva adelante con tanto esfuerzo y por el bien la patria.

Dimos nuestro punto de vista de rigor, tratando de desinflar el “globo” de que la ola de “cambio” no es muy distinta a la “ola” de continuidad. 

Algunos se quedaron pensando, o eso parecía. La tangente de “son todos lo mismo” (menos Del Caño) siempre es buena, para llegar hasta el final de la velada y no cagarse a puteadas en el intento.

Al final uno dice, “qué se yo, guita no le hacía falta. Es empresario, sabe cómo manejar el país”. E inmediatamente agrega: “pero además ya aprendieron todos estos. Cualquier cosa ahí nomás tenés del helicóptero y en dos meses te convertimos en De la Rúa". 

Más que “doble conciencia”, parece bipolaridad extrema o el camino sinuoso entre ideología y relación de fuerzas.

Pero bueno, aprovechamos para hacer este focus group casero. Aunque en realidad lo importante del día era el “primer concierto” de guitarra de mi sobrina (después de un año de estudio). En la casa cultural “Queruba” se tocó cuatro temas: uno de Los Piojos, uno de los Red Hot Chili Peppers y dos de Nirvana. Hace grunge conurbano, porque está convencida que el el rock de los 90’ not dead. 

Nosotros aplaudimos a rabiar como si estuviéramos en el Madison Square Garden. El concierto más hermoso del mundo, incluidos los cinco errores que no podían haber estado puestos en momento y lugar más oportunos. Para nosotros, fue sublime hasta en la forma de equivocarse. 

Porque después todo, la vida también es eso que pasa entre las generales y el balotaje.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada