jueves, 29 de marzo de 2012

Santa Juana (Hernán Aragón)


Bernard Shaw escribió, en 1923, “Santa Juana”: la historia de la “Doncella” que se convirtió en soldado - vestía como tal - y por designio de Dios y Santa Catalina tenía encomendado liberar a Francia de los invasores ingleses.
Juana además de ser una joven campesina, era por sobre todas las cosas un mal ejemplo, una figura revulsiva para la moral, las leyes y convenciones de la Edad Media. Todas las épocas tienen las suyas.
Acusada por la iglesia católica de herejía, brujería y hechicería, fue quemada en la hoguera a la edad de solo 19 años. La particularidad del caso es que a favor de su ejecución estuvieron de acuerdo tano las autoridades inglesas como francesas, es decir el clero, los nobles y los jefes militares de ambos países.
La tragedia es mayor porque, a pesar de infundirle moral a una Francia en ruinas, dirigir a su ejercito a liberar a la sitiada Orleans y coronar a Carlos - el delfín - en la catedral de Reims (Notre-Dame de Reims), Juana de Arco estaba sola. 
Pero la historia no se agota con su crimen infame. En 1456 la Iglesia la rehabilita de todos los cargos, la designa venerable en 1904, la declara beata en 1908 y finalmente la canoniza en 1920.
En el final de la obra de Bernard Shaw, Juana se reúne con el rey Carlos, con sus verdugos y con quienes, de una u otra manera, la traicionaron. Todos ellos le lloran arrepentimiento. En ese momento ingresa un oficial de la iglesia con la misiva de que Juana acaba de ser canonizada. La adulación de todos los presentes se vuelve inmensa. Con la inocencia que la caracterizaba, Juana les dice algo más o menos así: “- Oh, si ahora soy una santa, entonces puedo hacer milagros. Y si puedo hacer milagros, puedo resucitar. ¿Creen ustedes que debería hacerlo?”
Cauchon, obispo francés, le responde que es mejor que siga muerta, porque los ojos del mundo aún no han aprendido a diferenciar entre los santos y los herejes.
Todos, cada cual con una excusa pertinente, se retiran y Juana vuelve a quedarse sola.
Se acaban de cumplir 36 del golpe genocida. ¿Por qué la “Santa Juana” se vuelve tan presente? ¿Por qué su rostro se confunde con la imagen de algún desaparecido? Será tal vez porque los Cauchon que besaron la cruz de quien antes habían mandado a quemar, abundan por todos lados.
36 años no pueden compararse con los casi cinco siglos que a Juana le costó convertirse en santa. A 36 años los leños de la hoguera aún siguen humeantes, por más que algunos que convierten los patíbulos en museos de la memoria se esfuercen soplándolos.
Las analogías son, por cierto, intencionadas. Si Juana en vez de nacer en 1412 lo hubiese hecho en 1957 no hubiese sido una hereje, sino una sucia trotskista, una guerrillera de mierda o una subversiva a la que era preciso eliminar.
Juana miró con escepticismo cuando un ex presidente descolgaba el cuadro de uno de sus inquisidores. Desde entonces, el nombre de la doncella estuvo en todos los actos y ceremonias, recibió ofrendas y hasta se juró por el. Pero Juana parece haber comprendido que los partidos de la burguesía solo pueden hacer canonizaciones parciales y que si erigen estatuas, lo hacen solo para dilapidar su contenido heroico. Ante todo el terror al fuego liberador. No sea caso que alguien quiera volver a prender la mecha.
Si no fuera así, pensemos sino qué sucedería si Juana y los 30.000 desaparecidos se presentaran hoy ante las autoridades gubernamentales y preguntaran con la inocencia de la campesina guerrera: ¿”y si resucitamos?”   

5 comentarios:

  1. Muy bello texto Fernando. Mis aplausos, si le sirve para algo

    ResponderEliminar
  2. Felicitaciones por la agudeza de aplicar semejante analogia en memoria y justicia de nuestros heroicos compa;eros. Asi vale la pena revivir la historia.

    ResponderEliminar
  3. Si, es muy correcto comparar a Juana con el trotzkysmo vernáculo: tienen "visiones" y "escuchan la voz de Dios". Sólo de esa manera se comprende que denigren a los luchadores de 3 décadas por la memoria la verdad y la justicia, colocándose en el lugar de pontificadores de la verdad frente a Madres, Abuelas e Hijos.
    Opinen como quieran, estimados, del gobierno. Es más, quizás hasta coincidamos en alguna cosa. Pero sean prudentes para hablar de Madres y Abuelas. Cualquier vieja de esas se manda a 5 de ustedes en el desayuno. Más respeto por su coraje y consecuencia, y más respeto, sobre todo, para juzgar antes de andar repartiendo epítetos como "traición" a cualquier cosa que no coincida 100% con lo que ustedes piensan. Sean un poco más moderados en las apreciaciones: alguien puede estar equivocado sin ser un traidor, pero si ese adjetivo es el único que les viene a los labios, guarda, que mañana pueden encontrarse en una asamblea y cualquier peregil se los va a enrostrar.
    Saludos !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Udi, un tanto sacado tu comentario para una nota que ni siquiera nombra a las Madres ni a las Abuelas. Pero por su última trayectoria por algo te habrán venido a la memoria.

      Eliminar
  4. Si, Tom, "algo habrán hecho". Asi es, ni más ni menos. 30 años peleando para que las llamen traidoras. ¿Qué significa, si no, la metáfora sobre la resurrección y la pregunta? Cuando algunos dirigentes "revolucionarios" sobrevivían con la timba financiera las viejas le ponían el cuerpo a la dictadura. No importa, cada uno resistió o soportó la dictadura como pudo, pero...un poco más de respeto.
    Saludos

    ResponderEliminar