domingo, 15 de abril de 2012

Cristina, Repsol y el anuncio que no fue

CFK-Juan Carlos
Luego que circulara el paper del proyecto de "Mi pobre Angelito", la conferencia de prensa que amenazaba con "ir por todo" y con declarar la guerra abierta contra la Madre Patria por YPF-Repsol, terminó en una tímida apretada a la cadena de comercialización de yerba y un festejo por los chocolatines hechos en casa. Los aplaudidores del cotillón cristinista, donde se destacaba en primera fila la buzarda de Pignanelli del SMATA, con bigote y sonrisa propia de película de Raymundo Gleyzer, tuvieron que conformarse con esto...es lo que hay. El plan de ex Tonto pero no tanto, o mejor dicho del tonto y re-tonto, se guardó luego de la apretada de los españoles, que habrán recordado que si ellos derrotaron a la "Grande Armeé" de Napoleón, mirá si no van a hacerle frente al mocoso criollo que se hace llamar el "Robespierre" de la Argentina semi-colonial. Cuando además representa un gobierno que apenas si tiene algunas formas bonapartistas, pero donde su restauración no es en respuesta a ninguna revolución, sino de la autoridad estatal cuestionada en el 2001. Dicen que el "Napia" Moreno, ofició de moderador para bajar los humos y explicarle al tonto y re-tonto que la Argentina no es el Centro de Estudiantes de económicas y España, no es el Decano.
Más allá de la anécdota y los protagonistas de los últimos acontecimientos, lo primero que hay que señalar es que la presuntuosa "expropiación" no está más que en las ilusiones de la progresía nac&pop que apoya al gobierno, que por estos tiempos anda floja de argumentos.(El alicaído discurso de no represión a la protesta, tuvo otro mentís ayer con la militarización a los choferes de la 60)
Aunque nunca se puede descartar un "cisne negro", el evidente recule del gobierno entra en las leyes que rigen su naturaleza política y especialmente la gestión de Cristina Fernández. No puede descartarse históricamente que un gobierno burgués, en una semi-colonia, tome una medida de esa magnitud. Ahí estuvo la experiencia del México de Cárdenas y su expropiación del petróleo. La discusión está en las condiciones concretas para esa posibilidad.
Es una realidad que la crisis de hegemonía mundial, acicateada ahora por la crisis económica, deja abiertas hendiduras para los "chavismos" o las "ahmadineyadas". Pero en la Argentina, los años neoliberales le permitieron al imperialismo conquistar posiciones de avanzada, que continuaron y se fortalecieron en los años kirchneristas. Un reversión de esas posiciones que abra la hipótesis de una medida de ese nivel de ofensiva contra intereses imperiales, necesitaría, por lo menos de una base social que vaya un poco más allá de La Cámpora. Y esto cuando la etapa de las escasas concesiones terminó, para dar comienzo a la sintonía fina, congelada en las tarifas, pero en curso para los lineamientos generales de la economía. La cumbre con Obama volvió a reafirmar la "sensibilidad" de CFK para con los amos del mundo, venidos a menos, pero amos al fin.
Queda para el debate político si la movida fue una maniobra meticulosamente planificada por los grandes estrategas que mandan en la Rosada, como presión in extremis o una improvisación de una camarilla que va de un error político a otro y pensó que el 54% tenía valor Urbi et orbi.
De allí se desprenden consecuencias políticas diferentes. Una lectura es que, ahora se anuncia un acuerdo, bajo las condiciones (o el precio) que impongan los españoles y el gobierno muestra  como "éxito" que, después de 10 años de permitir el robo impune para la Corona, "logra" con "más estado" un anuncio de inversiones, mixto o en combinación con otras empresas. O pesa más el recule que se factura como otro error político de su "relato" nacionalista, a pocos días del blef de la "ofensiva" por Malvinas. O un poco de las dos cosas, la cuestión en ese álgebra, son los valores concretos de avance, estancamiento o retroceso político.
Al pasar, les respondemos al bloguero Abel Fernández, más para recordar una posición histórica de la izquierda trotskysta, que porque creamos pueda haber algún "diálogo". Abel F. como buen peronista, mezcla todo, derecha e izquierda y dice en relación a las posiciones del arco político con respecto a la línea del gobierno con Repsol: "Desde esos buques insignias de la Oposición, Clarín y LaNación, hasta un viejo adalid de la recuperación de YPF como Pino Solanas, y, seguro, la izquierda anti K, el sustrato común del discurso es “Si lo hace el kirchnerismo, está mal“. En lo que nos toca, como parte de la izquierda, el problema no está en lo que hace el kirchnerismo, sino en lo que "no hace" (en gran parte porque no puede y no quiere hacerlo). Acá, la posición de Trotsky con respecto al cardenismo y las expropiaciones del petróleo en México, que muestra que la cuestión nacional, es clave para el tradición marxista, por lo menos desde la III Internacional en adelante. Claro que para que exista la "cuestión nacional", tiene que haber alguien que seriamente la ponga, valga la redundancia, "en cuestión" y no parece el caso....

"Sin embargo, abandonemos a su propia suerte a los payasos e intrigantes. No estamos pensando en ellos sino en los obreros con conciencia de clase del mundo entero. Sin sucumbir a las ilusiones y sin temer a las calumnias, los obreros avanzados apoyarán completamente al pueblo mexicano en su lucha contra los imperialistas. La expropiación del petróleo no es ni socialista ni comunista. Es una medida de defensa nacional altamente progresista. Por supuesto, Marx no consideró que Abraham Lincoln fuese un comunista; esto, sin embargo, no le impidió a Marx tener la más profunda simpatía por la lucha que Lincoln dirigió. La Primera Internacional le envió al presidente de la Guerra Civil un mensaje de felicitación, y Lincoln, en su respuesta, agradeció inmensamente este apoyo moral.

El proletariado internacional no tiene ninguna razón para identificar su programa con el programa del gobierno mexicano. Los revolucionarios no tienen ninguna necesidad de cambiar de color y de rendir pleitesía a la manera de la escuela de cortesanos de la GPU, quienes, en un momento de peligro, venden y traicionan al más débil. Sin renunciar a su propia identidad, todas las organizaciones honestas de la clase obrera en el mundo entero, y principalmente en Gran Bretaña, tienen el deber de asumir una posición irreconciliable contra los ladrones imperialistas, su diplomacia, su prensa y sus aúlicos fascistas. La causa de México, como la causa de España, como la causa de China, es la causa de la clase obrera internacional. La lucha por el petróleo mexicano es sólo una de las escaramuzas de vanguardia de las futuras batallas entre los opresores y los oprimidos".

5 comentarios:

  1. Fernando, muy bueno e ingenioso tu analisis. Arrimo, una. Los K por más que intenten generar una "mística nacional y popular", luego del blef de Malvinas, ahora con YPF, estamos más en un retroceso en chancletas que ante una muestra de soberanía, aun a lo K (pragmatico, a medias, para la caja del estado.
    Aunque, más lejano de la ficción de un supuesto guru "económicus estatizador", estuvo M. Wainfield, hoy en su columna dominical, donde reconoce que "Los gobiernos kirchneristas no tuvieron, desde el vamos, un designio reestatizador...", aunque como hacen los K, este escriba ve siempre ven "una de cal y una de arena" (Aerolinas, AFJP, Correro, Aguas, -y para de contar- versus, los FFCC, YPF, Telefonicas, Gas, Autopistas, Puertos, etc. aun en manos privadas que las dejó Menem). Las tibias medidas de reestatización de los K fueron "carambolas", para hacer caja y continuar con su bonapartismo fiscal. A esta altura, de la sintonía fina, que se quede tranquilo el Rey de España, el kirchnerismo esta muy por detrás, incluso de gobiernos nacionalistas burgueses como el de Cárdenas o del mismo Perón. La recuperación del petroleo solo puede ser obra de la clase trabajadora, porque en ella se encuentra una inigualable fuerza social para cambiar de fondo las condiciones de entrega al imperialismo propia de quienes gobiernan una semi colonia. Que el rey lo sepa y sus virreyes K, también!!!
    Gastón.

    ResponderEliminar
  2. Señor Fernando Rosso: muy interesante las cosas que dice, muy sarcásticas, sarcásticamente inteligentes. Sería interesante también que empiecen, como parte de la izquierda, a moverse un poco, a ver si asoman, mínimamente, en las contiendas electorales, porque es una lástima perderse tan lúcidas mentalidades.

    ResponderEliminar
  3. Los lamentos y lloriqueos españoles responden a una única verdad, que se olvidaron; a los capitales se los respalda con porta aviones.
    Si no tienen ni fuerzas para mantenerlos, ni - ejem - "atributos" para enviarlos, mejor que se pongan a la cola a ver cuando cobran.
    El gobierno, en ese sentido, no los va a desamparar. Les dará un bonito bono a 2022, y cobrarán.
    Y van a aceptar, puesto que peor es nada.
    http://udi414.blogspot.com.ar/2012/04/gaitas-llorar-al-opus.html

    ResponderEliminar
  4. Bue , Rosso no boquee mas y afíliese al FPV...
    salu!

    ResponderEliminar
  5. Ja..., no nos hicimos "cardenistas" y vamos a legitimar el pago a los gallegos con la plata de los jubilados?...Olvidelo...NACIONALIZACIÓN DE TODOS LOS HIDROCARBUROS, 100%, SIN PAGO Y BAJO GESTIÓN OBRERA...y empieza la discusión...slds

    ResponderEliminar