martes, 17 de julio de 2012

El mito del estatismo kirchnerista



La expropiación parcial de YPF y el relato sobre el la ampliación del estado, contra el neoliberalismo, del estado presente etc etc. crearon la ideología (en el sentido científico de "falsa conciencia") de que bajo el kirchnerismo existe una verdadera reversión de los años neoliberales y un estatismo creciente como factor central de la vida económica nacional. No faltaron impresionistas que hasta llegaron a hablar de un "capitalismo de estado" del kirchnerismo.
Alejandro Bercovich simplifica algunos datos duros en su artículo de la revista Crisis sobre la relación kirchnerismo/estado, más allá del relato.
Comienza citando una encuesta de la Universidad Di Tella hecha después de la expropiación parcial de YPF que constató que la población cree que el estado debe ser el responsable de asegurar el bienestar (82,7%), de crear empleos (81,6%) de reducir la desigualdad entre ricos y pobres (87,3%), de proveer jubilaciones (86,2%) y la salud (87,9%). Y continua con un dato al que llama "sorprendente" y en cierta medida lo es: un elevado 68,5% opina que el Estado debería ser "dueño de las empresas e industrias más importantes del país".
Si se analiza este nuevo "sentido común" pro-estatista de la sociedad, las causas profundas se encuentran en el quiebre del "neoliberalismo" en todo el mundo y en los "aires de igualitarismo" que dejó el 2001 como marca profunda en el nuevo espíritu de época.
Hemos afirmado en muchos lugares que el relato antineoliberal y en ese sentido pro-estatista era producto de una imposición de las circunstancias, más que de una voluntad del kirchnerismo, y que respondía en última instancia al pos- 2001, no para darle una respuesta a sus demandas profundas, sino para contener sus aspiraciones y desviarlas con el objetivo de restaurar la autoridad estatal cuestionada en aquellas jornadas.
Bercovich define que las estatizaciones kichneristas fueron "casi forzadas por las circunstancias" (Correo Argentino, Aguas Argentinas, Aerolíneas), pero que la "voluntad social expresada en la encuesta no tuvo un correlato tan tajante en la realidad. Ni mucho menos".
Lo más interesante son los datos que cita de FLACSO sobre la cúpula empresaria argentina, cifras a las que califica de "lapidarias" y efectivamente son un mentís demoledor al relato. "En 1976 las compañías estatales acaparaban 38.4% de la facturación total de las mayores 200 empresas del país. Financierización y plata dulce mediante, su porción cayó al 28,9% en 1991 (...). Pero apenas cuatro años después, la proporción se desplomó al 3,4%. Y hacia el 2001, en pleno reinado del Consenso de Washington, las estatales llegaron a su mínima expresión, solo un 1,6%.
¿Qué pasó con el kirchnerismo? Mucha extranjerización inicial, bastante "argentinización" posterior a manos de grupos económicos locales, en general cercanos al gobierno, pero muy poca recuperación del peso económico del Estado. En 2010 (...) FLACSO calcula que las empresas estatales facturaban un 3,5% de la masa total de la cúpula, casi lo mismo que en ...1995"
(ejem...). Claro, están por verse los negocios que haga el estado con YPF, pero depende de los acuerdos que buscan deseperadamente con empresas imperialistas.

Acá, la pata intelectual del "seissieteochismo" afirma "el gobierno de Néstor Kirchner impuso una fuerte recuperación del Estado, mientras que el de la presidenta marcó el enfrentamiento con los grupos económicos"...ponele

3 comentarios:

  1. No estoy de acuerdo en detalle de las conclusiones politicas o tacticas, pero hay que destacar el gran nivel y profundidad que Rosso le da al analisis de la politica coyuntural, aqui en la mejor tradicion gramsciana y marxiana de ubicar las dialecticas entre lo organico y lo ocasional. Blog altamente recomendado para todo militante y analista de la politica. Saludos Agustin

    ResponderEliminar
  2. Se agradece el comentario, Agustín
    saludos
    FR

    ResponderEliminar
  3. la mejor expresion de soberania es la recuperacion de la solvencia por la diminucion de la deuda y la consecuencia disminucion de los pagos de intereses como porcentaje del pbi.Es mas me parece mucho mas importante que quien gestiona las empresas mientras el resultado sea el mismo.

    ResponderEliminar