jueves, 19 de julio de 2012

Internas que hacen crujir a la coalición kirchnerista


La coalición de gobierno cruje al ritmo de la desaceleración económica y las internas que desata la temprana pelea por la sucesión. Los pilares que sustentaron al kirchnerismo toman distancia o pasan a la oposición. Estos pilares son la burocracia sindical y los barones del peronismo, que junto a las policías bravas, de las cuales la Bonaerense es paradigma, conforman las “Tres B” (burocracia, barones y “bonaerenses”) de los factores reales de poder en la Argentina, más allá del relato de quienes ocupan la Rosada.

El gobierno todavía goza de cierta “fortuna” por los altos precios de la soja o la esperanza de que Brasil recupere algo de crecimiento, que le den aire a la Argentina en el segundo semestre. Incluso especula con recuperarse en el 2013, cuando el peso de la deuda será menor. Montado sobre su 54%, el cristinismo empuja al distanciamiento de los que hasta ahora fueron sus principales aliados y acelera las internas, para evitar la emergencia de competidores que le disputen poder político y sus posibilidades de continuidad. Igualmente el vendaval internacional, las medidas que tomen los gobiernos de Brasil o Argentina pueden generar ciertas contratendencias parciales, pero no evitar la avanzada de la crisis sobre sus economías, como viene sucediendo. Ante el hundimiento hasta el subsuelo de Europa, el casi nulo crecimiento de EE.UU. y los pronósticos a la baja de la economía mundial, soñar con evitar absolutamente las consecuencias de la crisis global, es una utopía reaccionaria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario