jueves, 5 de junio de 2014

La estatización del discurso y la política real

ROBERTO AMADOR - TRABAJADOR DE GESTAMP

“Hay una altísima infiltración de la política de izquierda en los lugares de trabajo”.
Alberto Roberti. Dirigente petrolero y diputado nacional. Clarín, junio 2014

“(La CTA es)´la zurda loca manejada desde afuera´”.
Juan Belén. Unión Obrera Metalúrgica. El Cronista, noviembre 2009.

"Pero al suceder actuaron todos o casi todos los factores que configuran el vandorismo: la organización gangsteril; el macartismo (“Son trotskistas”) (…) El asesinato de Blajaquis y Zalazar adquiere entonces una singular coherencia con los despidos de activistas de las fábricas concertados entre la Unión Obrera Metalúrgica y las cámaras empresarias;(…) con el cierre de empresas pactado mediante la compra de comisiones internas; con las elecciones fraguadas o suspendidas en complicidad con la secretaría de trabajo”.
Rodolfo Walsh, ¿Quién Mató a Rosendo? 1968. Ediciones de la Flor

Por Fernando Rosso
@RossoFer

El reciente conflicto de la autopartista Gestamp, en el partido de Escobar de la provincia Buenos Aires, derivó en un renacido protagonismo de dirigentes sindicales que salieron a la escena pública con discursos macartistas y amenazas, propios de métodos gansteriles que caracterizaron históricamente a los sindicatos argentinos controlados por el peronismo. El acompañamiento y aval del gobierno a estos sindicalistas (como Ricardo Pignanelli del SMATA), pusieron en bancarrota a lo poco de “progresismo” que podía sostener el relato, luego del giro hacia una política de ajuste con medidas neoliberales que se coronaron con el reciente acuerdo con el Club de París, para el generoso pago de una deuda fraudulenta.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada