sábado, 2 de agosto de 2014

Tertulias: sindicatos, estado y política


Participamos en el programa Pateando el Tablero para hablar sobre el rol de los sindicatos, la tendencia histórica a su estatización, el peronismo, el movimiento obrero; y la relación de todo esto con el conflicto de Lear. Una pausa, para intercambiar junto a Carlos "Titín" Moreira y el equipo de PeT, sobre estas cuestiones en momentos decisivos en el conflicto de Lear.



2 comentarios:

  1. Muy claros tus conceptos, Fernando!!

    ResponderEliminar
  2. Esta muy bueno el programa, el dialogo o debate sobre este tema. Fíjense que es fundamental, pero no se enseña en su debida proporción. Tocan un tema que parece a primera vista, separado de la experiencia cotidiana, o escindido de la conciencia común. Pero la explicación de este ocultamiento, tema condenado al olvido, es precisamente por la importancia decisiva que tiene el control de los sindicatos en la vida normal de la economía capitalista. La educación (esa que tanto defendemos por gratuita, laica y estatal) esta al servicio de producir conciencias funcionales al regimen, pero si esto no alcanza, si las contradicciones demasiado crudas entre capital y trabajo asalariado, como son los despidos, rompen ese cerco protector para el sistema, entonces entra a funcionar otra clase de "pedagogía" que reúnen las características de los sindicatos peronistas (patotas, asambleas sin debate, marcar compañeros, estatutos proscriptivos, entendimiento con fuerzas parapoliciales o legales, despidos concertados, persecución política, destrucción de la organización sindical de fabrica, etcetera) que sirven al regimen y al orden establecido. Es un tema no solo estratégico por la cuestión de que quien posee el poder es el que cuenta con la voluntad de las masas, sino porque plantea otra cuestión, tambien estratégica, que es la subjetividad de los individuos donde se debaten estas contradicciones. En ese sentido el conflictos de Lear y otros anteriores, son como una presentación o película que muestra los personajes en su dinamismo señalando el rol traidor o no de cada uno, en forma particula o colectiva. Ademas, es bueno saber que con principios como democracia sindical o independencia de clase no alcanza para quitar del medio a los colaboradores de la patronal y el estado, que constituyen un poder de hecho no sustentado solo en elecciones. En realidad la lucha debiera concentrarse en ganar la conciencia de la mayoría y luego preparar el enfrentamiento final por los mismos métodos en los que apoyan su poder: el de la fuerza.

    ResponderEliminar