jueves, 21 de agosto de 2014

Bonapartismo mágico




Por Fernando Rosso

@RossoFer

La entrada del país en default parcial llevó a un giro en la política del gobierno en relación no solo a la cuestión de la deuda externa, sino al conjunto de la política económica.
Se pasó de una orientación de cumplimiento religioso del pago de la deuda para lograr nuevo crédito que subsane la escasez de dólares producto del agotamiento del “modelo”, a una línea de arbitraje dirigista y bonapartista de la economía para administrar la crisis, mientras se buscan alternativas para salir de la situación de default. Esto llevó primero a dar impulso a la modificación de la Ley de Abastecimiento. Luego al furcio nacional protagonizado por la misma presidenta cuando anunció en medio del entusiasmo balconero de la Casa Rosada, la aplicación de la “Ley Antiterrorista” contra la empresa Donnelley por el cierre fraudulento de la fábrica. Horas después, un opaco funcionario de menor envergadura salió a aclarar la “confusión” afirmando que la acusación es por un posible fraude y se aplicaría otro artículo del Código Penal. Y finalmente, Cristina anunció el cambio de sede de pago para los bonistas reestructurados impedidos de cobrar en Nueva York por el fallo del juez Griesa

1 comentario:

  1. Muy buen artículo. Destaco la claridad en la conclusión. Saludos

    ResponderEliminar