martes, 15 de marzo de 2011

Camporismo, Cristinismo y Peronismo (provincias "a la derecha" y miles de perseguidos del "gobierno popular")

Mucho se ha discutido y analizado en estos días, después del acto de Huracán. El "cristinismo" y el "camporismo" estuvieron en el centro del debate. O mejor dicho cuánto de "camporismo", cuánto de "cristinismo" y cuánto de peronismo hay en el proyecto político actual del gobierno. El presunto diálogo de CFK con la "juventud" y la reivindicación de la "primavera camporista", 38 años después, llevaron a distintos análisis que van desde aquellos que plantean que hay una continuidad con aquel proyecto trunco, hasta los que ven puro peronismo, pasando por aquellos para los que hay una superación y una nueva síntesis, aggiornada a estos tiempos, donde se "recupera" una fecha mítica pero dentro de un proyecto democrático, lejos de las divisiones de aquellos años. B. Sarlo, se encuentra entre estos últimos y se obnubila tardíamente con la hegemonía cultural del "proyecto".
Pero poco puede entenderse, si no se analiza qué fue la "primavera camporista" y en última instancia por qué "no hizo verano". No podemos analizar profundamente en este espacio la compleja trama de un momento político, que en última instancia remite a discutir el conjunto del proceso que abrió el Cordobazo y cerró el Golpe del 76. 
Pero sí podemos dar una definición sintética: el camporismo fue la forma más "frentepopulista" que adoptó el peronismo, que a su vez fue históricamente, como todo bonapartismo sui generis, un "frente popular en forma de partido". El proceso revolucionario de lucha de clases que se abre con el Cordobazo, "se introduce" en el peronismo y lo divide entre izquierda y derecha, entre otras cuestiones, por el fracaso de las corrientes marxistas y clasistas en poner en pie, en los momentos previos, una dirección alternativa superadora del peronismo (los porqué de esta cuestión, que no puede dejar de ser nombrada, dan para otro largo debate).
El historiador Pablo Pozzi afirma en uno de sus libros de investigación sobre la clase obrera, discutiendo contra aquellos que planteaban que las ideas y la tradición de izquierda eran "ajenas" a la clase trabajadora argentina, que en realidad eran tan fuertes y arraigadas las tradiciones de izquierda en el movimiento obrero argentino, que hasta el peronismo tuvo que hacerse "un poco" de izquierda. 
Con la misma lógica podemos decir que era tan aguda la lucha de clases en el período abierto con el Mayo cordobés y tan fuertes las tendencias revolucionarias en la clase obrera, que hasta el peronismo tuvo que hacerse "un poco revolucionario". El frentepopulismo camporista, no fue más que una expresión -no la única posible- de esto. Y en eso le caben "todas las generales de ley" del frente popular, es decir, cumplir el rol de abrirle el camino a la derecha que comenzó su tarea sucia con la vuelta de Perón a la presidencia (López Rega y la Triple A incluídos) a quién la muerte lo "salvó" de terminar su misión, que luego continuó su mujer y acabaron los militares.
Los que buscan explicaciones alternativas en la sociología burguesa, para negar este elemento esencial (la lucha de clases) en el análisis del camporismo, hacen agua por todos lados. En una entrevista a Alicia Servetto en Radio Nacional, ante la pregunta de Jorge Halperin de si el conflicto entre derecha e izquierda peronista era la "introducción de la lucha de clases dentro del movimiento", la historiadora cordobesa responde "yo no trabajo desde esa lógica (claro!), sino más bien de una fractura al interior del peronismo, entre distintas vertientes (?), entre distintos intereses (?) y cómo se van reconfigurando (?) en los escenarios provinciales esas dinámicas (?) dentro del peronismo". Cuáles eran los motores de esas vertientes, a qué intereses respondían y por qué se daban esas fracturas es "cosa e´Mandinga" para la pobre sociología de Servetto. Y eso que es una de las pocas que investigó el proceso profundamente y hasta escribió un libro sobre las "el peronismo contra las provincias montoneras"! Esto, además de demostrar la aversión que tienen a la lucha de clases, los integrantes de la camarilla académica que dirige actualmente la UNC, muestra la pobreza de la "novísima" sociología burguesa, frente al marxismo, para el análisis de los procesos sociales y políticos.
En este marco, definir una continuidad entre camporismo y "cristinismo" es un simple disparate. Con una durísima derrota de por medio y una reversión de las conquistas y subjetividad obreras, durante y después de la dictadura, la clase trabajadora retrocedió en toda la línea; hasta que el 2001 comenzó a revertir esa tendencia y en los últimos años comenzó un proceso de recuperación objetiva y subjetiva, donde la lucha de clases (en general bajo formas de luchas económicas sindicales) volvió a escena.
Así mismo, el camporismo abrió un proceso que incluyó a las "provincias montoneras" con los gobiernos de la izquierda peronista y un hecho relevante que le fue impuesto al mismo Cámpora por la movilización popular: la liberación de los presos políticos con el "Devotazo", que se produjo la misma noche de asunción de "el Tío".
¿Cuál es la política de los "neo-camporistas" actuales en relación a estas cuestiones? 
A nivel de las provincias el "cristinismo" se basa en pactos con la "derecha" peronista, más cercana a la tradición de Calabró que a la de Bidegaín (con De la Sota en Córdoba, Scioli y la Mazorca bonaerense, los Saadi y hasta Barrionuevo en el flamante triunfo de Catamarca, con Reuteman en Santa Fe etc. etc.). Las colectoras pueden engañar a algunos giles, pero el poder real, queda en manos del pejotismo. Por supuesto que hoy "democráticos y de los derechos humanos" somos todos... mientras la lucha de clases no meta la cola, como pasó con la irrupción de los de más abajo en Parque Indoaméricano, que se convirtió casi en una crisis nacional y que nadie puede afirmar que situaciones similares no vuelvan a producirse, sino todo lo contrario.
Y en relación a la otra cuestión, el "critinismo" está más cerca del Perón de 1974, que propone el endurecimiento del Código Penal contra la "actividad subversiva", hecho por el cual se produce la famosa renuncia de los ocho diputados de la "Tendencia", entre los que se encontraba una de las actuales "espadas" (más bien hoy un tramontina desafilado) del kirchnerismo, el diputado Carlos Kunkel.
Así es, el gobierno de CFK con sus discursos del "orden" contra los cortes de calles o de vías, la huelgas, los piquetes y la movilización popular y con el hecho grande como una casa, que los "camporistas" olvidan, de que hay miles de procesados y perseguidos por la justicia, las patronales y las burocracias sindicales, demuestra la farsa del "gobierno popular". Incluso un luchador como Roberto Martino está en la cárcel por haber dicho simples verdades sobre el estado sionista y asesino de Israel.
Raro "camporismo" con provincias entregadas al pejotismo puro y duro y hasta "sojero" y con miles de luchadores obreros y populares perseguidos. Podríamos parafrasear "Qué pasa, qué pasa.... está lleno de procesados el gobierno popular".
A nosotros no nos interesa cómo resuelven su interna "cristinistas", "peronistas" y "camporistas", pero es nuestra obligación marcar la diferencia entre discurso y realidad, ante aquellos que reproducen por doquier el primero y ocultan discretamente la segunda, para endilgarle al gobierno un carácter "popular" del que carece.
Los que dicen apoyar "lo bueno" y criticar "lo malo", deberían preguntarse por estas "pequeñas" contradicciones.
El trasvasamiento generacional y la juventud dan para un largo debate (si nos da el tiempo, haremos otro post), pero muchos de los jóvenes "negociantes" que dirigen La Cámpora, tienen más en común con el "último" Galimberti, que con aquellos que depositaban sus ilusiones en la "patria socialista" y esperaban ver "el Hospital de niños en el Sheraton Hotel..."



7 comentarios:

  1. Contradicciones que uds jamás tendrán obviamente.
    No somos un Grupo de Estudio ni una secta estudiantil, somos un Movimiento de Masas y eso escapa a tu lógica marxistoide.
    ¿Y cerrás el análisis de esas contradicciones diciendo que forman parte de un divorcio entre "gestión y discurso"?
    Vivan las cloacas !

    ResponderEliminar
  2. Mauri K: todo bien con las cloacas (aunque acá en Córdoba están rebalsando por toda la ciudad porque el "soldado de Cristina", Giacomino, no les paga los salarios que piden los trabajadores municipales y están de paro).
    Voy a obviar la chicana de "secta estudiantil", la internas de Kraft, Pepsico, Zanón, los delegados de subte, los delegados mecánicos de Córdoba, los tercerizados del FFCC y cientos de activistas y delegados del país, son una muestra del amplio trabajo del PTS en el movimiento obrero, si querés informate o sino seguí con chicanas al aire que te dejen tranquilo...
    Pero el punto es si estás de acuerdo con que haya miles (ya nadie tiene una cuenta precisa, por lo menos más de 5 mil) delegados, simples trabajadores, estudiantes, perseguidos procesados, gracias al discurso "habilitante" de CFK.
    Si Perón propuso endurecer el Córdigo Penal, contra los militantes que llevaban adelante acciones armadas, en lo que era de hecho un "anti-devotazo" y por eso renunciaron los de la Tendencia, los "camporistas" actuales ¿están de acuerdo con se perseguida a estos miles (repito miles) de luchadores, que ni siquiera hicieron acciones armadas, sino piquetes, huelgas, cortes, movilizaciones e incluso se mantenga preso a Martino por decir la verdad sobre el estado asesino de Israel?. Yo no hablé de contradicción entre entre "gestión y realidad", sino entre discurso ("camporista", "popular") y realidad de miles de perseguidos ¿dónde está el devotazo o por lo menos un pronunciamiento de los "camporistas" actuales?. Insisto "raro" este camporismo...
    saludos
    FR

    ResponderEliminar
  3. Lo que para vos es "raro" para otros es el "hecho maldito", la diferencia semántica no imopide ver la misma gorileada, por eso respondemos con chicanas, porque lo que vos deberias entender como una construcción de masas lo imaginas como un aparato y no podés salir de esa estructurita mental que te impide entender porque somos peronistas y luchamos por la emancipación social de las cadenas de la opresión capitalista.
    Fernando tenemos filosofías diferentes, no insistas, a tus luchadores les muestro los lcuhadores peronistas, no me hagas competir con eso que siempre ganamos por afano.
    Lo q para vos es contradicción, para nosotros es construcción.
    Las cosas son asi, cuando amplies tu capacidad de entender, lo entenderás, todavía no es tu tiempo.

    ResponderEliminar
  4. Ok, no compitamos en una competencia imposible. Pero ¿estás de acuerdo que a los "otros" luchadores (miles)se los persiga, se los procese por cortar rutas, hacer huelga, piquetes, bajo "tu" gobierno? Eso es un "mal necesario" de la construcción masas, vos avalás eso?, que avala y hasta cierto punto "impulsa" tu gobierno?. Pedís por la libertad de Martino y el desprocesamiento inmediato de TODOS o no?, la pregunta es simple, no entiendo por qué no respondés. Si lo avalás no hay nada más que decir, si no (como espero) que piensan hacer sobre la cuestión...

    ResponderEliminar
  5. Hola, me sumo al debate.

    Quiero destacar esta frase de Mauri K.
    -"Lo q para vos es contradicción, para nosotros es construcción."-

    Contruccion de que? Si el frente popular es tan amplio que es ridiculo decir algo como esto -"...somos peronistas y luchamos por la emancipación social de las cadenas de la opresión capitalista."

    Totalmente ilusionista, despues nosotros somos los útopicos. JA.

    ResponderEliminar
  6. Otra cosa, no es un tema de filosofias distintas. Porque por mas que tengamos nuestras diferencias el tema que se trata nos es común y se puede discutir y llegar a sacar conclusiones concretas.

    Y el problema desde mi filosofia es que el peronismo niega algo tan real y tactil como la lucha de clases. Es un inmenso error, y no es muy dificil de ver que todo se entiende mejor desde la perspectiva de la lucha de clases.

    Los frentes populares como el peronismo nunca llegarian al socialismo. Ni cerca. Porque nunca llegarias al socialismo con la burguesia.

    ResponderEliminar
  7. Qué se puede pedir de alguien que "construye" con los Insfrán, Scioli, y Moyano... y también los Momo Venegas y Pedraza (hasta que fue imposible para el gobierno y los sindicatos seguir apañándole el crimen de Mariano Ferreyra)...

    Más que la libertad de Martino y los luchadores obreros, juveniles y populares encausados, MauriK y los suyos están por la defensa del "modelo", que incluye a todos estos mafiosos burócratas en las organizaciones de la clase trabajadora.

    saludos
    DP

    ResponderEliminar