martes, 29 de marzo de 2011

Trasvasamiento generacional: tragedia y farsa (o "su moral y la nuestra")




“La historia se repite dos veces, la primera vez como tragedia, 
la segunda como farsa”
Karl Marx, El 18 Brumario de Luis Bonaparte

En uno de los últimos post decíamos El trasvasamiento generacional y la juventud dan para un largo debate (si nos da el tiempo, haremos otro post), pero muchos de los jóvenes "negociantes" que dirigen La Cámpora, tienen más en común con el "último" Galimberti, que con aquellos que depositaban sus ilusiones en la "patria socialista" y esperaban ver "el Hospital de niños en el Sheraton Hotel..."
Luego de esto se armó un debate entre blogueros peronistas, acá, acá y acá, sobre La Cámpora, sus funcionarios, su peso militante, su calidad moral e influencia política. Y hasta se convirtió en un debate nacional, puesto en la agenda por Clarín y La Nación.
Ya se, me adelanto a las críticas y tienen razón, el aforismo de Marx ya está gastado de uso. Pero en este caso puesto en debate -La Cámpora y el "trasvasamiento generacional" y su comparación con lo que se discutía 40 años atrás- en el que compiten la magnitud de la tragedia con la ridiculez de la farsa; la sentencia de Marx (que por algo se hizo "famosa"), es una precisa descripción sintética.
Hay elementos de verdad entre los que describen los blogueros "P" (según la jerga de secta de Manolo Bargue, esto es "Peronistas", por si alguno pensó otra cosa :), menos en el "relator oficial" Artemio López.
Con el cinismo desembozado que lo caracteriza Manolo B. habla de dos líneas en las tendencias juveniles de los 70s. y los 80s., "El Combatiente" y "El Funcionario" y afirma que vivimos en la "democracia de la chequera", de las operaciones y la ocupación de puestos a como de lugar, es lo que hay. La línea "funcionarial", fue la que que en algún momento llevaron adelante La Fede, Guardia de Hierro, más adelante la Coordinadora Radical y esa es la "tradición" en la que se enmarca a La Cámpora (incluso en un post anterior había incluido a los Jóvenes menemistas de los 90 o los "Sushi" del delarruísmo)
Discutiendo en parte con esto, Abel F. dice  "Pero esas estructuras de juventud (las anteriores a La Cámpora NdR), que participaban – claro – del espíritu y las ideas de su tiempo histórico – tenían también una identidad política diferenciada previa a su irrupción en el Estado" y más adelante "Veo a LaCámpora, en su surgimiento al menos, como un corralito, como decíamos despectivamente en los ´70 (Para soberbia, es difícil competir con nuestra generación)"
Para Artemio L., el "relator oficial", en el sentido literal, encargado del "Relato" de la revolución K., la cosa es simple: siempre se necesitó de plata, en los 70s los montoneros la conseguían secuestrando a los Born, ahora viene del Anses, sin guita no se puede hacer nada...
La decadencia moral de los blogueros K, es directamente proporcional al vuelo gallínáceo de su horizonte político. El "programa máximo" es sostener a la mazorca, al pejotismo en el poder, la burocracia sindical y el "proyecto", adornado con discurso Nac&Pop más DDHH. En ese marco sus diferencias son tácticas, algunos más pejotistas y mazorqueros, otros más centroizquierdistas y otros políticamente correctos de "centro". Pero su "espíritu de época" es el de la derrota, su programa máximo un pobre estado de bienestar pos-neoliberal y su teoría, el pragmatismo peronista: para este "fin" se justifican los "medios" que vengan (Menem la última adquisición). Aunque ellos no lo comprendan, sus "medios" se relacionan dialécticamente con sus "fines" (como alguien ya lo explicó)...después de todo, de esta manera se hace un buen negocito con las encuestas y se mantienen puestos en alguna organización del estado o del "movimiento obrero organizado".
El único problema es que, con su "politología" de bajo nivel, carente aunque sea algún tipo de sociología, no explican nada. 
Las organizaciones juveniles combativas y revolucionarias de los 70s. se nutrían de miles de jóvenes militantes que efectivamente participaban del "espíritu y las ideas de su tiempo histórico" que ¿cuál era?. Era el tiempo de la actualidad de la revolución, el subsuelo de la patria estaba sublevado y en vías de superar a su dirección histórica. Del Cordobazo hasta las Coordinadoras, pasando por esa gesta heroica que fue Villa Constitución y las jornadas del Rodrigazo, fueron los momentos más sobresalientes de un período de insurgencia obrera y popular que puso en jaque al poder burgués e incluso a su principal sostenedor, el peronismo. El golpe "más sangriento de la historia nacional" (otro lugar común) tiene su génesis en el objetivo de liquidar ese verdadero "fenómeno maldito".
La calidad de esa militancia de época, estaba en la grandeza de sus objetivos y dio desde los Máximo Menna, hasta los Cuqui Curuchet o los dirigentes del primer clasismo cordobés, e incluso entre las organizaciones reformistas, a los Agustín Tosco o los René Salamanca (mil veces superiores en calidad moral, a cualquier burócrata de la CGT o la CTA actual). También entre los peronistas, claro, estaba Rodolfo Walsh y estoy seguro le escupiría la cara a boludos serviles como Lucas Carrasco o cualquiera de los funcionarios-empresarios de La Cámpora.
Las direcciones de las "orgas" que dirigían a la vanguardia obrera y juvenil (Montoneros o el ERP), no eran más que expresiones, más o menos distorsionadas de esa tendencia a la emergencia obrera y popular (a la vez su principal traba en el camino de la superación de la burocracia sindical y del propio peronismo).
El "trasvasamiento generacional" simplemente era un programa imposible, si no querían que estas organizaciones dejaran de cumplir su rol histórico: mantener a las masas dentro de la ilusión del "socialismo nacional" de la mano del General. Pero el programa de Perón fueron los "Navarrazos" y las Tres A, la echada de los "imberbes" de la plaza en el 74 y la guerra a los "infiltrados".
La línea "funcionarial" se impone de lleno en la democracia "post-contrarrevolucionaria" y efectivamente la Fede (a la que la burguesía debería agradecerle por ser una de su más importante "cantera" de cuadros), la Coordinadora Radical (incluida la Franja Morada), los "boys" menemistas, los "sushis" delarruistas y ahora La Cámpora son un producto de esta época. 
La diferencia específica, como ya hemos explicado, está en el discurso, que en líneas generales es producto de la necesidad de un cambio luego de las jornadas del 2001. La "reapropiación" (poco feliz para algunos peronistas puros) de un "indolente" y no menos servil como Cámpora, es un intento de trasladar al discurso un "espíritu de época" setentista para  encubrir una "praxis" noventista, es decir de la época de la restauración.
Pero un elemento esencial más general, que no tienen en cuenta los política y moralmente derrotados, es el comienzo del fin de ese esa época de restauaración (que dio tan pobres "espíritus"). El 2001 y los levantamientos latinoaméricanos de la última década, no fueron más que un adelanto, la crisis internacional (de la que la Argentina zafa, por ahora), los procesos revolucionarios en el Magreb y su "primavera de los pueblos", las movilizaciones que recorren Europa, con Londres como el último episodio, así como los planes de ajuste y los bombardeos imperialistas, actualizan la época de la actualidad de la revolución proletaria (y de la contrarrevolución).
La Cámpora, pasará a la historia, como otro grupo más de arribistas inmorales. Y está planteada una dura batalla política, ideológica y moral, para arrancar a las nuevas generaciones de la ilusión del "Nunca Menos". Ese camino se inició con buenos y prometedores augurios. Y ejemplos no nos faltan, éste fue uno de los jóvenes que supo resistir a esa decadencia moral y de alguna manera trazar un puente entre lo mejor de las generaciones pasadas y las que están empezando a nacer. Por eso tuvo su más que merecido homenaje. (no puedo dejar agregar también éste profundo y emotivo discurso)

4 comentarios:

  1. "La Cámpora, pasará a la historia, como otro grupo más de arribistas inmorales."
    ¿Quién firma Grondona o Carrió?
    El resto del post un mamarracho propio del panfleto trosko. Y mirá que no tengo nada que ver con los rugbier de La campora.

    ResponderEliminar
  2. Queremos ver que queda de la Campora cuando se acabe el Kirchnerismo... Nadie se va a acordar de ellos al igual que la mayoria de las agrupaciones K que pululan por todos lados, es solamente un armado para pegar algun puestito en el gobierno o alguna lista y subsistir sin trabajar

    ResponderEliminar
  3. Juan Domingo: no te "crispes", ahora pegarle a los demócratas de chequera, es "hacerle el juego a Carrió"....No jodamos... Lo de rugbier está bueno...no tendrás nada que ver...pero saltás como leche hervida. Ahora aparte de todo esto, CFK firmó algún último decreto que prohíbe pensar? o vos no pensás solo por gusto? :), digo además del birrinche se te puede caer alguna idea contra el "mamarracho panfletario", bajo las banderas de ese "sucio trapo rojo trotsko" (ojo!..., que podés quedar pegado a Llambías)
    saludos
    FR

    ResponderEliminar
  4. Peron dijo: Para el peronismo solo existe un solo tipo de hombres. Los que trabajan. Estos de La Campora son un rejuntado de mamarrachos, de bajo nivel intelectual que no tienen manera de ganarse la vida dignamente trabajando y estan a la pesca de vivir de arriba con algun puestito sin trabajar.

    ResponderEliminar