martes, 8 de marzo de 2011

De estos polvos, futuros Cobos


Parafraseamos el título de un inédito de Los Redondos (De estos polvos, futuros lodos") para graficar la situación actual del kirchnerismo cristinista y particularmente a la ilusa centroizquierda K que  todavía (ay!) "cree en el proyecto".
Un nuevo final trágico se presenta en el horizonte más o menos inmediato para los que apostaron a este nuevo intento de un reformismo imposible.
En otro post, luego de los asesinatos en Parque Indoamericano y Formosa, analizábamos las perspectivas de lo que se empezaba a conocer como "cristinismo". Se impone discutir el escenario con el nuevo tablero político, la orientación más definida y un sistema de alianzas con el que el gobierno pretende ganar las próximas elecciones. 
Observando más allá de la superficie, donde la buena coyuntura económica y el consumismo parecieran negar todo tipo de contradicciones, el "proyecto" está cavando su propia tumba o quizá hasta la misma Cristina esté dispuesta enterrarlo junto con su marido en el Calafate. Esas son las opciones que se corresponden a la dinámica política que está adoptando el gobierno, más allá del borbotón de números que lanza cotidianamente Artemio L. desde su blog, de las volteretas de Horacio Verbitsky para "explicar" como a pesar de Scioli, De la Sota, los intendentes mazorqueros, Boudou y la burocracia sindical, vamos por el buen camino hacia paraíso nacional y popular. Incluso más allá del "Nunca Menos" que impactó a la "neo-Kamdombera" Beatriz Sarlo, el "kirchnerismo" (tal como se lo conoció hasta ahora) va rumbo al purgatorio con o sin Cristina.
Ya nos parece estar viendo a la centroizquierda K, pedir hasta con cierta nostalgia, "Cleto volvé, te perdonamos todos lo que hiciste".
Daniel "Cleto" Scioli en la provincia de Buenos Aires, Jose Manuel "Cleto" de la Sota en Córdoba, Amado "Cleto" Boudou en Capital, Gildo "Cleto" Insfran en Formosa, Carlos "Cleto" Reuteman en Santa Fé, esos son los aliados con los que Cristina se prepara para intentar ganar en octubre. La centroizquierda K debería pensar en el sabio dicho popular "Dios, líbrame de mis amigos, que de mis enemigos me libro yo..." y la duda es si el mayor problema es perder o ganar...
Este artículo, donde entrevistan al flamante apoderado del Frente para la Victoria de Córdoba, el abogado de la filial de HIJOS de esta ciudad, quien declara que si CFK lo ordena, pondrán el partido al servicio del triunfo de De la Sota;  confirma que el sainete nacional está tomando ribetes cómicos, aunque este caso es más bien trágico. El representante de la organización HIJOS dispuesto a apoyar al hombre que ayer nomás dijo un 24 de Marzo que "las madres no habían cuidado bien a sus hijos".  Un hombre más cercano a la "tradición" de Lacabanne, que a la de Obregón Cano o Atilio López y ni hablar de "su" tan venerado Agustín Tosco. Patético.
El "kirchnerismo", como ya lo hemos dicho, como fenómeno político no fue más que un gobierno de desvío de las jornadas del 2001, con el objetivo de reinstiucionalizar la Argentina y volverla un país "normal"...para los negocios de la burguesía. La devaluación y la bonanza económica internacional, hicieron el resto. El discurso habilitante hacia los piquetes, los DDHH y cierto roce con las "corporaciones" (esencialmente con Clarín) fueron el condimento necesario y tolerado por la clase dominante, para lograr que la camarilla de Santa Cruz pueda hacer bien su trabajo. Pero tanto en lo económico estructural, como en lo político, ese ciclo está en su etapa final.
¿Estarán preparando para el día después (si CFK gana las elecciones) una nueva "teoría del cerco" que hoy ellos mismos ponen en pie al ritmo de candombe? Dos opciones: o esta gente no aprende nada de la historia y sus errores, que se pagaron con la vida de una generación a la que no le faltó heroicidad, aunque sí orientación estratégica o son una simple expresión del cinismo de época que caló hondo en estos años de restauración. Ninguna los favorece demasiado.
O quizá, no haga falta ninguna teoría, ni cerco alguno, porque CFK continúe con la línea de los "qualunquismos sciolistas" del tipo "la seguridad no tiene ideología" o "no voy a ser cómplice de los sindicatos". Y se proponga como candidata a la mejor alumna que pueda garantizar las condiciones que necesita el conjunto de la burguesía para sus negocios y firme la "paz de Brest" (sin más piquetes, ni huelgas, ni cortes de vía, ni reclamos salariales "desmedidos") y éste sea triste final del ultramoderado reformismo K, en el que algunos quisieron ver la única "revolución" posible (por suerte la masas del Magreb vuelven a hablar un lenguaje revolucionario verdadero). Entonces dirán que fue una especie de "traición Frondizi", más lenta y en cuotas, aggiornada a la comedia actual.
Pero dejemos que la centroizquierda K resuelva, si puede, sus contradicciones políticas y hasta psicológicas.
El problema estratégico, ya sea para Cristina o sus Cletos, está como siempre...en el movimiento obrero, del cual la relativa autonomía (semi-vandorista) de Moyano, no es más que la expresión distorsionada.¿Quién le pondrá el cascabel al gato de un movimiento obrero con una enorme tradición combativa y que en los últimos años viene desarrollando distintas experiencias de lucha, como escuelas de guerra preparatoria y destacando una vanguardia representada por el sindicalismo de base? Y el problema es aún más grave (para ellos) en un mundo con una crisis capitalista en curso y donde los aires de luchas radicalizadas y hasta revolucionarias van desde el Mabreb, hasta Oaxaca o Bolivia, pasando por Grecia y otros tantos países.
Y donde ellos tienen el problema, nosotros vemos la solución. Más allá de la bruma conformista del momento presente, del éxito en construir una corriente política militante en el movimiento obrero (y una juventud revolucionaria) que puedan erigirse en partido dirigente de los explotados, dependerá en gran parte nuestro futuro. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario