domingo, 10 de julio de 2011

Cristinismo y peronismo resentido (o "perro que ladra no muerde")


Los voceros cibernéticos del peronismo bonaerense, los escribas ilustrados de la "Mazorca", dejaron que emerja en sus últimos post, el verdadero sentimiento que recorre al "despechado" aparato pejotista conurbano: el resentimiento.
En esta buena y hasta poética descripción de la CABA, Manolo Barge alerta:"Lo que “contenía”, “encauzaba” y “morigeraba”; hasta llegar mansamente al microcentro; ya no estará, porque no se tuvo oportunidad de legitimar vía el voto". 
Un más "guerrero" OMIX, lanza casi una amenaza: "Esa perrada empieza a clamar por un jefe vándalo al estilo del gran  Genserico que, tal parece,  no es ninguno de los que están sobre el escenario hoy".
En la semana, ya escuchamos la protesta del moyanismo, la otra pata del "bloque", haciendo berrinche por los escasos lugares que les dieron en las listas. E incluso el único con posibilidades, es el más "blanco" de los Moyano.
Unos amenazan con la re-edición de un "vandorismo" versión siglo XXI y volver al peronismo del "partido sindical". Otros con la "rebelión" de la "perrada" que murmura y está en busca de un jefe que los lance al campo de batalla.
La realidad es que no pasan de "fanfarronadas", lanzadas para la secta que visita la "peronósfera", movidas por el resentimiento y quizá un poco de la clásica melancolía de domingo. Total "cualquier boludo tiene un blog", como dijo el filósofo... ;)
Ni la burocracia sindical, ni el aparato pejotista sacan los pies del plato y, por ahora, se comen los "sapos al revés". Y esto se debe a que los últimos 20 o 30 años (incluido el 2001) no fueron en vano. El "partido de la contención" y su agente en el movimiento obrero tuvieron su "perestroika" y el "mito" peronista se debilita generación, tras generación. 
Sin embargo, las tensiones existen, la crisis latente y seguramente más abierta después de octubre, entre los diferentes pilares del "partido de la contención", por la subida al caballo del "cristinismo", entre otras razones, no son más que posibles "líneas de falla" que hay que saber aprovechar. Cuando la debacle mundial aterrice en estos lares y cuando los límites del "modelo" le empiezan a plantear al kirchnerismo cristinista su "congreso de la productividad" o su "junio y julio".   
Las posiciones de la izquierda clasista, en "centros de gravedad" como la estratégica zona norte del GBA, que tuvieron su expresión acá aunque no son irreductibles a las elecciones, son más que valiosos puntos de apoyo para esta tarea del futuro más o menos inmediato.


No hay comentarios:

Publicar un comentario