lunes, 15 de agosto de 2011

Elecciones primarias: el "cristinismo", la derecha y la izquierda

Los Galos de Asterix, ya hizo su primer análisis de las primarias con dos méritos que a nosotros nos cuestan y mucho: precisión y síntesis. Pero bueno, acá van unas lineas como un  intento de aporte a la reflexión. Hay un denominador común entre las últimas elecciones provinciales y estas primarias, que los "relatos" mediáticos y sobre todo opositores ocultaban en sus análisis: el voto conservador, basado en la situación todavía relativamente buena de la economía argentina, con la recuperación de los últimos años (las bases de esta recuperación, no están justamente en los "méritos" del gobierno, pero es con quien lo identifican las masas). Dentro de este denominador común se encuentran los triunfos de Macri, De la Sota y otros, además de CFK, oficialismos locales y nacional, respectivamente.

Un dato que sobresalió y se ratificó en esta primaria, es lo que algún bloguero llamó "la reconciliación entre la soja y el populismo", es decir, el voto masivo a CFK en muchas zonas y pueblos del corazón sojero del país. La realidad es que esta "reconciliación" entre la burguesía grande y pequeña del campo y el gobierno ya se hizo hace tiempo y sus dirigentes, como Llambías, no expresan las aspiraciones actuales de sus "bases" .
Llambías está enojado porque en el voto del campo a CFK "el bolsillo venció a la ideología", como si él hubiese encabezado la rebelión agraria por "amor a la patria" u otros ideales. "Los obreros no tienen patria", ya lo dijo Marx, pero la burguesía agraria menos, lo que tienen son intereses precisos y de clase.
Desde este punto de vista, el apoyo a CFK es la comprobación de que consideran que ella es quien mejor representa la defensa de sus intereses (de clase).
Pueden tener matices "culturales", más con el pasado que con el presente del kirchnerismo-cristinista, pero a decir verdad, el giro de CFK de los últimos tiempos, dejando de lado sus ribetes "montoneristas", reprobando la acción directa, como los piquetes y las huelgas, con la épica de una nueva juventud de "gestión", con un "niño bien" como compañero de fórmula; ayudaron a que el "campo" también la empiece a mirar "con otros ojos".
Sin embargo, distorsionadamente, el conjunto de las últimas elecciones expresaron también los límites por derecha del escenario político, que es producto de la relación de fuerzas sociales más general de los últimos años y si se quiere, se remonta hasta el post-2001. Las variantes que se ubicaban muy a la derecha, como Carrió y la CC, con Mario "sucio trapo rojo" Llambías en sus listas o el "Milico" Aguad, con Roulet de la Sociedad Rural de Río Cuarto, fueron los grandes derrotados. Y en este mismo marco, las campañas de Macri en la CABA, hablando de una "ciudad diversa", como la de De la Sota por "una Córdoba que incluya a todos", ambos limando u ocultando sus aspectos mas derechistas, son expresión de este escenario más general.
En un sentido, gobierno y oposiciones locales, si quieren ganar tienen que correrse al centro. CFK intentando terminar con el ciclo de "gobierno de desvío" del 2001 y postulándose como la mejor garantía de Administración de los negocios capitalistas, para lo que tan sólo exige un "poquito" del necesario populismo; y las oposiciones para aggiornarse a los nuevos tiempos. Todo basado en el colchón de la economía que, por ahora, zafó en la ruleta de la crisis mundial, aunque ya empieza a amenazar en esta nueva etapa.
Acordamos, en general con éste bloguero peronista que afirma que en el escenario actual, al kirchnerismo sólo se lo puede superar "por izquierda". Esto es así, mientras no medien grandes derrotas sobre la clase trabajadora, que no serán fáciles de conquistar por parte de la burguesía, en el marco de la recomposición objetiva y subjetiva de la clase obrera en los últimos años, con un amplio desarrollo del sindicalismo de base, con bastiones en importantes concentraciones obreras; a lo que ahora hay que agregar el salto que dio la izquierda clasista en estas elecciones.
En este marco, cobra importancia la campaña del FIT y los resultados logrados. Sobre esto, podemos decir que hubo por lo menos dos "errores (estratégicos) no forzados" del gobierno en la reforma política. Errores de los que quizá ni ellos sean conscientes hoy, pero que el FIT supo aprovechar en su campaña (después de todo, en la política, como en la guerra, un arte muy importante es saber aprovechar los errores de cálculo del enemigo). Estos fueron: la imposición proscriptiva del piso del 1,5% y el intento del límite a la publicidad electoral para unos, que aumentó la cantidad de espacios cedidos para otros. Claro que los objetivos del gobierno con esta última medida no eran, como dicen los kirchneristas, "democratizar" la publicidad electoral, sino, muy por el contrario, limitar campañas de opositores con plata como De Narvaez quien le había ganado a Kirchner en  2009 en la provincia de Buenos Aires, a pura plata y publicidad. Igualmente, el gobierno podía valerse del monopolio mediático oficial y la publicidad desde el estado.
En este marco, el Frente de Izquierda aumentó su aparición en los medios a través de los spots. Aunque la desigualdad enorme en el acceso a los medios, con los candidatos patronales, tanto oficialistas, como opositores, se mantuvo en lo esencial. Sin embargo, esa pequeña "ventana de oportunidad" que supimos aprovechar, demostró fácticamente que la relación entre la gran influencia social de la izquierda y su expresión política es distinta a la que expresan las elecciones, donde el bloqueo mediático es total. Desde ya que en momentos conformistas, como los que se vivieron en los últimos años, no es posible un vuelco masivo hacia la izquierda en las elecciones (que de por sí son un mecanismo distorsionado de expresión de la relación de fuerzas y de la lucha de clases); pero el "cero coma", al que se "condenó" a la izquierda en muchas elecciones anteriores, tampoco es la expresión "real" y está mediada por el bloqueo mediático. Esta oportunidad fue potenciada por la misma constitución del Frente, que unió a casi toda la izquierda clasista y sobre todo a las dos organizaciones más importantes, el PO y el PTS; y por una campaña que combinó correcta y creativamente la denuncia contra la limitación democrática de la reforma política y demandas centrales la clase trabajadora y el pueblo. Acordamos con Altamira en que la campaña de "unmilagroparaltamira", no hubiese cobrado la relevancia que finalmente tuvo, si no existieran las bases reales del intento de proscripción. Aunque diferimos con él, en el apoyo entusiasta que le dio a esta iniciativa que trae incluido el intento de banalización de la gran campaña del Frente, su ocultamiento y por esa vía, un mecanismo más para intentar "domesticar" a la izquierda como parte de un floklore inofensivo.
Como sea, el resultado es un salto histórico de la izquierda clasista en el escenario político, donde obtuvo el apoyo y la simpatía de cientos de miles y el conocimiento de millones.
Hacia Octubre, habrá que pensar cómo seguir conquistando el apoyo democrático, para  obtener nuevas posiciones o por lo menos mantener lo conquistado, que no es poco, además de seguir planteando una salida de clase, socialista y revolucionaria, ante la crisis que se avecina. Además de las fracciones parlamentarias que se conquistaron en Neuquén y en Córdoba, o las nuevas que puedan conquistarse; este salto cualitativo en la ubicación por arriba, debe ser aprovechado para la construcción de fracciones o bastiones obreros, estudiantiles y juveniles en los nudos estratégicos de la clase obrera y el pueblo, única manera realista de seguir preparándose para la tarea estratégica de la toma del poder cuando la "arquitectura" del conformismo estalle por los aires; cuando de las "escuelas de guerra" se pase a la "guerra misma" o, dichos en otros términos, cuando la "posición" abra el camino a la "maniobra".

6 comentarios:

  1. Está muy bien el análisis. No se haga el humilde!!

    ResponderEliminar
  2. es bueno saber que se rescata la importancia de despegar la elección del frente, de una mediatizacion útil, en el sentido de colocar las figuras y las consignas, en el conocimiento de una gran canatidad de votantes.
    Lo que se lee como milagro, para los medios que banalizan la conquista no es nada mas y nada menos que años de trabajo y esfuerzo militante, que se conjuga con la creatividad.
    Que en sus medios repercuta la voz de la izquierda es solo una muestra de la importante acumulación, que en este lugar ha alcanzado la izquierda, particularmente un determinado sector, que viene trabajando concientemente en usar estas herramientas.
    Bueno el análisis y los aportes
    Saludo
    DM

    ResponderEliminar
  3. La verdad que la nota es patética. ¿Realmente creés que el gobierno puso el límite de las publicidades para frenar a De Narváez? Si el gobierno tiene los recursos del Estado... Muchachos, cuidado que se subieron a un pony pero la caída puede ser dolorosa. El voto que obtuvieron es un voto macrista que se quedó sin candidato. No existió ni existe proscripción... si no llegan al 1,5% es porque ustedes se autoproscriben. Como antaño votante de partidos que integran el FIT, me dan pena. Altamira diciendo que el "triunfo" se inscribe en el ascenso de las luchas obreras internacionales, me parece de una desnutrición intelectual descomunal. En este contexto de quiebre de los Estados de Bienestar europeo y mayor pauperización de los sectores populares en Estados Unidos, el comentario de Altamira denota una escasa inteligencia o un traspaso de la letra del libro sin un mínimo procesamiento.

    ResponderEliminar
  4. Loco: me encantaría que lances unas palabras sobre Altamira brindando con Gelblung...y después lo unas con lo de Del Barco...¿Dónde está la moral?, me refiero a Uds, no a simples ataques al PO, sino al cómo sostienen esas alianzas frentistas...vamos, a escribir en serio!

    ResponderEliminar
  5. Anónimo, en este link está nuestra posición (y un intercambio con el PO) sobre esta cuestión, que para nosotros fue un error político de Altamira, http://pts.org.ar/spip.php?article18759
    Creo que hay distintos niveles, en relación a este hecho y a la posición política e histórica del "debate Del Barco", que se pueden reflexionar...en estos días estoy con poco tiempo, pero seguro el debate seguirá para largo y podremos intervenir...
    un abrazo
    FR

    ResponderEliminar
  6. Interesante...a partir de ahora, los seguiré con atención.
    Un abrazo.
    El Gauchito Gil

    ResponderEliminar