martes, 2 de diciembre de 2014

PODEMOS se confiesa: "no podemos"



En esta entrevista de Ana Pastor a Pablo Iglesias, el líder de PODEMOS intenta desarrollar el programa de gobierno de su partido. Las preguntas de la mediática periodista tienen dos méritos: remarcar los gruesos y acelerados desplazamientos hacia la moderación de las propuestas que eran presentadas hasta ayer nomás (y en este caso es literal) como más radicales; e intentar que Iglesias explique como se aplicarían concretamente. El vertiginoso rey queda al desnudo. Conversar con los bancos para convencerlos de terminar con los deshaucios (desalojos), aplicando el "derecho europeo"; buscar a los más "preparados", los más "formados", para responder cómo debería ser una reforma laboral; una "auditoría ciudadana" sobre la deuda que se convierte en una propuesta de "transparencia" vía internet. A eso se reduce el "radicalismo" de Iglesias y de PODEMOS; cuando todavía están en periodo de "gestación".
Tan vertiginosamente como su ascenso electoral, pasa a sufrir un síndrome muy conocido por estas pampas: "hablarse encima".
Hace poco decíamos que la pretensiones "eurocomunistas" o populistas de PODEMOS no podían pasar de mas o menos mediocres debates teóricos. La "hipótesis populista" o la "hipótesis eurocomunista" requieren del concurso de fuerzas sociales. En esas estrategias políticas había cierta coherencia (igual que en la "hipótesis de Justo"). Partidos o movimientos de masas, implantados en las organizaciones que cumplan una doble función: evitar la emergencia revolucionaria, en la que siempre ven un caos anárquico, e incorporar a las masas más o menos civilizadamente a la ciudadanía política y social. Y con su sola presencia en el régimen político, obligar a las derechas a tomar nota de la cuestión social y a "modernizarse".
PODEMOS parece más el resultado de esas clásicas situaciones en las que "lo viejo no termina morir y lo nuevo no termina de nacer" y en las que surgen fenómenos aberrantes. Aunque en este caso, la "aberración" tenga ribetes bizarros y hasta cómicos, haciendo abstracción del drama social que sufre el pueblo del Estado Español. De ahí que las propuestas del programa económico parezcan una mezcla de resoluciones de una larga asamblea de Puan (en la que no se rechazó ninguna propuesta) con las conclusiones "técnicas" de una conferencia de la UADE.
Un argentino entusiasmado con PODEMOS dijo en twiter: "PODEMOS son esos locos bajitos que crió Serrat"
A lo que respondimos: "Sí y bastante rápido (nueve meses!) se dejaron de joder con la pelota". Y aprendieron que "eso no se hace, es no se dice" y sobre todo, "eso no se toca".

  

1 comentario: