jueves, 27 de octubre de 2011

El “cristinismo” y el poder real

Publicado en la edición impresa del diario Alfil del lunes 31 de octubre de 2011


Se han hecho variados análisis sobre balance de las elecciones del domingo. Desde distintos ángulos políticos se ha intentado explicar las causas el amplio triunfo electoral de Cristina Fernández, que hoy se encuentra en el centro del escenario.
Sin embargo poco se escribió o se dijo sobre lo que, en realidad, es lo más importante: el futuro. Es decir, los desafíos y esencialmente los problemas, que emergen de una situación que se presenta muy distinta a la de los años de bonanza en los que le tocó gobernar al kirchnerismo.

Del “viento de cola” al “viento de frente”

Y el futuro llegó hace rato. A dos días de la elección, el gobierno se encontró con el problema de la escasez de divisas por la fuga de capitales. El intento de resolución parcial fue un decreto que obliga a las mineras y petroleras a liquidar en el país, el 100% de los dólares que obtienen por las exportaciones.
Pero este es sólo un aspecto, de uno de los problemas o desafíos de la nueva gestión del gobierno de Cristina: la crisis económica-financiera internacional que amenaza con golpear desde distintos ángulos a la dependiente economía argentina. La desaceleración económica de China y Brasil, afectan directamente a sus exportaciones y por lo tanto a la recaudación fiscal. La debacle financiera encarece el crédito, justo en el momento en que es una de las opciones que el gobierno baraja, para solucionar el problema de liquidez. Tan sólo dos de los primeros efectos del tembladeral internacional.

La “columna vertebral” y la cuestión obrera

La relación con Hugo Moyano y con la CGT, que fue uno de los grandes puntos de apoyo del kirchnerismo en los últimos años, es otra de las delicadas cuestiones que debe enfrentar el nuevo gobierno. Por fuera de todo análisis personalista, el deterioro de la relación del gobierno con el dirigente camionero es sólo la manifestación aparente y distorsionada de un problema de fondo: la relación con el movimiento obrero, que no sólo ha recuperado poder con el aumento sustancial de sus filas, sino que también desarrolló en los últimos años una gimnasia de renovada lucha sindical e incluso destacó tendencias más radicalizadas, conocidas como el “sindicalismo de base”. Ninguna opción es fácil para el gobierno. Romper con Moyano y apostar a un líder más moderado y domesticable es una jugada de alto riesgo. Sostenerlo sin cambios, no parece ser tampoco la mejor opción. Buscar una tangente intermedia, donde Moyano pueda mantener cuotas de poder dentro de la CGT, puede ser un equilibrio elegante. Pero la clave es buscar una nueva arquitectura de poder sindical, con capacidad de poner un coto mayor a las aspiraciones salariales y tener éxito, manteniendo el control de las bases. Tarea difícil, como lo muestra el extendido conflicto de la salud de Córdoba, que deberían observar con mayor atención otras administraciones provinciales.

Pejotismo y cristinismo

Por último, en el terreno estrictamente político, la nueva “coalición cristinista”, ha mutado casi por completo en relación a aquella de origen. El poder fáctico, más allá del poder coyuntural de los votos, está en las alianzas con gobernadores e intendentes peronistas ortodoxos, empezando por Socioli (que además sacó más votos que Cristina en la estratégica provincia de Buenos Aires), que son tan “cristinistas”, como ayer duhaldistas y antes de ayer menemistas. La cuestión de la sucesión que empezó a rondar al otro día del triunfo, se mantendrá latente o se abrirá paso en el debate público con voz más potente, de acuerdo los aciertos o errores de Cristina, de los cuales será única y exclusiva responsable.
Ni en el movimiento obrero organizado, ni en el terreno de la política, el kirchnerismo y menos en su etapa cristinista, ha construido “poderes reales” propios. La juventud estatal de La Cámpora es un “pelotero” para entretener a algunos hijos de funcionarios que juegan a ser “militantes” (de 30 mil pesos mensuales para arriba). Ni ésta, ni algunos movimiento sociales cooptados, pueden definirse como una construcción política propia seria, con capacidad de fuego o de resistencia.
Al cristinismo, como se afirmó alguna vez sobre el peronismo, “le sobran sindicatos y le falta burguesía nacional”, podemos agregar, justamente porque le “sobran corporaciones multinacionales” en la industria y en el campo, ya que la estructura económica no se ha modificado en los años kirchneristas. Y carece absolutamente de “centros de gravedad” propiamente “cristinistas”.
Sobre esos factores reales de poder, comienzan a plantearse problemas que la impactante cantidad de votos no resuelve por sí misma. Las dificultades ponen a prueba las cualidades del estadista y las que asoman en el presente argentino, amenazan con llevarse puesta la “fortuna”, sobre la que, a falta de “virtud”, se proyectó el acontecimiento kirchnerista.  

11 comentarios:

  1. Estan derivando hacia una concepción aparatista de los análisis,no pueden explicar la confianza en la Tirana y su nueva derrota. La crisis financiera global, a la Uds apuestan, sin duda llegará pero encontrará un ordenado frente nacional con clara dirección política y reservas suficientes. En cuanto a poderes reales...hummm...Uds ya lo experimentaron un par de veces.
    Saludos.
    El Gauchito Gil
    PD: Estan enojados con la gente?...no llegaron esta vez pero pueden seguir participando, quizas la próxima.

    ResponderEliminar
  2. El que hizo este analisis claramente no entiende ni de sindicalismo, ni de peronismo.

    ResponderEliminar
  3. Capo , supongo que seras de Cap Fed , ya que se ve que del conurbano conoces nada, en la provincia hay una gran renovacion de intendentes : Giustozi,Ferraresi,Insaurralde,Gray,katopodis,Mussi (hijo), etc,etc,etc , ninguno de ellos fue gobernante durante los mandatos de Menem ni Duhalde, y si conoces un poco y no te dejas llevar por La Nacion - Perfil etc , deberias sabre que La Campora tambien contiene a un monton de jovenes laburantes y estudiantes que tienen ganas de militar , que sea una moda eso es otra cosa , pero parece que el traje de analista que te queres poner te queda demasiado grande , ya que se nota que no tenes mucho conocimiento de la realidad politica actual.

    ResponderEliminar
  4. "Capo"...nací en el corazón del sur del conurbano y hasta me atendí con el crápula de Mussi (padre) cuando se hacía el médico bueno de barrio. Si Mussi (hijo) a vos te parece "renovación"...el que no caza un foball sos vos...La situación estructural del conurbano, después de 8 años (si 8 años, querés que te lo repita?) es esencialmente igual, empezando por la vivienda y el trabajo precario...Obvio que por arriba, si los otros se mueren, tienen que venir nuevos, el problema es el contenido...Largá 678, el Argentino, y la peronósfera que estás comprando cualquiera...
    Conocés a Soria, Insfrán (sí el mismo que mató a los Qom), Barrionuevo, el "renovador" jujeño (el de los 4 muertos en Ledesma), Scioli, un "pibe" nuevo con una garra...????Y ni hablar de los nuevos pebetes a los que apuestan para sacarle poder a Moyano....La "renovadora" se viene con todo...
    El traje de "plebeyo" con "yantas" nuevas que patea el conurbano a los "guachiturro", te queda grande a vos, como para venir correrme con esa...si querés discutí de política...

    ResponderEliminar
  5. Flaco , vos tenes menos Roca que Gasalla , Berazategui andaaaa , ibas a La Cueva che ?? a mi me vas a correr con los barrios del Conurbano pelandrun .... una nueva un zurdo que conoce el conurbano . Decis que el conurbano es igual de 8 años a hoy ?? claro por eso los intendentes ganan con el 60% , sali un poco del Boobaloo Carlitos .

    ResponderEliminar
  6. Allá por mayo, 6 meses ha, un integrante del grupo "Economistas de Izquierda", escribía así: "Gran parte de la izquierda comparte los mismos errores de caracterización del kirchnerismo que afectan al grueso de la centroizquierda. Si se supone que el gobierno perpetúa el neoliberalismo, preserva el menemismo, mantiene la impunidad o criminaliza la protesta social, no hay forma de lograr credibilidad entre la población. Con razonamientos forzados no se refuta lo que intuitivamente percibe cualquier mortal. Un discurso inmune a las conquistas sociales y democráticas que se han obtenido carece de consistencia."
    Naturalmente el párrafo pertenece a un análisis más completo y complejo, que sin dejar de observar el carácter de clase del gobierno, advierte como lo hace también Eduardo Lucita, del mismo colectivo, que: "la disputa por la apropiación de la riqueza social está inscripta en el metabolismo del sistema capitalista. Se expresa tanto en la confrontación capital/trabajo como en la disputa intercapitalista, cuando diferentes fracciones buscan mantener o mejorar su posicionamiento con miras al futuro inmediato."
    En este sentido, sigo sosteniendo, la débil - al interior de su clase - fracción "mercado internista" del capital promueve mejor el desarrollo de las fuerzas productivas y la posición relativa de las clases subalternas para disputar una mayor porción del excedente social que ellas generan.
    Salud !

    ResponderEliminar
  7. Que buena explicación!
    Digo yo...tan difícil será comprender que el kichnerismo expresa mejor los intereses reales de los trabajadores, los humildes y la baja clase media que cualquier otra fracción burguesa?.
    Reconozco que tiene contradicciones pero peor es llevar de candidato a Presidente del FRENTE DE IZQUIERDA Y LOS TRABAJADORES a un veterano QUE NUNCA LABURO. Y fijate que si sos antiburocratico empeza por casa...el amigo Wermus lleva 30 años de Secretario General...hummm..no será mucho?.
    Saludos.
    El Gauchito Gil

    ResponderEliminar
  8. MUY BUENO EL ANALISIS!!!! ZARPADO!!! LA POSTA!!

    ResponderEliminar
  9. Solo un error Cristina saco mas votos que Scioli en la PBA . De hecho saco unos 600000 votos mas , Sabbatella saco unos 500000 que se supone en un 95% fueron a Cristina mal que le pese a Artemio que reniega del cristinismo o del kirchnerismo para decir que es todo pejotismo . Cristina anduvo en 4.7 millones y Sciole en 4.1 millones de votos .
    El punto es que sibn la figura de Cristina es dificil que el amoplio espectro kirchnerista que incluye sectores de izquierda y progresistas es dificil que pueda continuar unido al peronismo puo y duro y sera por eso que Artemio nos bardea todo el tiempo diciendo que no existimos cuando es el el que no existe

    ResponderEliminar
  10. Javier, aunque no acuerdo con la perspectiva, "el punto" es que después todo HOY sigan unidos a la figura de CFK y por su intermedio al pejotismo (que igual es para otro debate), esta bien la corrección que hacés sobre el votos scioli-CFK.
    saludos
    FR

    ResponderEliminar