jueves, 10 de noviembre de 2011

Gregorio Flores: Hasta siempre!




Tuvimos un día complicado, justo hoy, cuando nos enteramos del fallecimiento del Goyo Flores. Reposteamos lo que escribió un amigo que con una mirada histórica y política, sin por eso ser menos profunda, recuerda con cariño a quien fuera protagonista de una de las gestas más avanzadas de la clase obrera en nuestro país. 

Mi recuerdo más impactante del "Goyo" se remonta a una charla en la Facultad de Sociales, allá por los años 90 y sobre todo al "remate" que me quedó grabado en la memoria. Hacia el final de la charla Flores hizo una reflexión y dijo algo así: "uds. pensarán, al final este tipo con toda esta historia no ganó nada, es pobre y no tiene nada, no hizo "carrera". Pero uds. no se imaginan, hoy después de tantos años, lo lindo que es sentirse diferente, ante tanta mierda que hay en el movimiento obrero". Por su puesto la sala estalló en un aplauso...
Y sí "Goyo", queda mucha mierda por barrer del movimiento obrero y continuar esa batalla es el mejor homenaje.


Acá va el reposteo:

Tuve la posibilidad, como algunos otros compañeros/as, de haber compartido charlas y momentos con "el viejo". No es el objetivo de esta despedida, hablar de las discusiones políticas apasionadas que tuvimos en los distintos momentos alrededor de las asambleas piqueteras, o de las publicaciones de sus libros, o de Zanón, sino rescatar su ejemplo como militante de la clase obrera, hasta su último aliento. Una persona que amaba la vida, la lucha de los trabajadores/as, que no tenia duda en cruzar el país para charlar con jóvenes sobre algo que se le grabo como fuego en su experiencia en SITRAC-SITRAM, la necesidad de terminar con los patrones y conquistar el socialismo. Un obrero que ingreso a Política Obrera, allá por el año 80 aproximadamente, después del fusilamiento de Roberto Santucho, en el 76, dirigente del PRT, su primer organización política. Que escribía, y que editaba, y todo a pulmón, casi todas las veces, sin ayuda de nadie. Un obrero que peleaba contra la adversidad y contra el olvido, de amigos y enemigos, y que creía fervientemente en la revolución, que sus problemas de salud no le impedían ser un apasionado de la lectura, y también de la escritura, cosa que pocos individuos de nuestra clase, logran hacerlo. Que Hugo (compañero de LVO), lo conoce allá por el año 1996, y comienza una relación politico-personal, que muchas veces lo encotro al “goyo” junto a nosotros, en entrevistas, videos, charlas. Que disfrutaba y se sorprendía, allá por los primeros años posteriores a la caída de De La Rua, sobre nuestra llegada como delegados y activistas en la industria automotriz. Que varios años después, nos encontrábamos, después de la difícil y abnegada lucha de los contratados de IVECO, que la historia, lentamente, de sus compañeros automotrices, volvía a existir. Un obrero que seguía viviendo de sus "changas", mientras escribía y participaba de charlas, la mayoría, organizadas por nuestro partido, mas alla de su pertenencia al Partido Obrero. Un obrero que vivía en carne propia 2 grandes tragedias deportivas, el descenso de su amado club, Talleres de Córdoba, y de su otro amor deportivo, River Plate. Recuerdo, recientemente internado, que no le queríamos contar el mal momento de sus clubes, pero ya había leído el diario, y su hermana Juana, mayor que el, creyente activa, me contó que estaba llorando la derrota de ambos, cuando se estaba recuperando del infarto. ¡Hasta lo tuvimos que frenar porque quería salir de la terapia intensiva para votar al “bocha” Puddu! Tenemos que rescatar su ejemplo, como militante de la clase obrera, como voluntad inquebrantable, como tipo que sufrió la persecución, la cárcel, como una persona que, a los 78 años, seguía confiando ciegamente en la revolución socialista. Fue expresión de esa camada de obreros revolucionarios de los años 70, que llegaron a hacer casi todo lo que puede hacer la clase obrera sin partidos revolucionarios o con partidos centristas de todo tipo. La historia nos dará nuevas oportunidades. Dará nuevas camadas de obreros/as como Páez, Flores y otros/as mas, la mayoría desconocidos/as. Que la despedida al "goyo" Flores, sea una firme convicción para preparar a nuestro partido como herramienta para que los "futuros Gregorios", puedan realizar, junto a millones de desposeídos, nuestro gran anhelo, la liberación de la humanidad.

Firma Delegados y activistas de la industria automotriz

1 comentario:

  1. Cindi Gisela Els (Sobrina Nieta)20 de diciembre de 2011, 19:37

    goyo que lastima que te perdimos, fuiste un gran ejemplo de lucha, y de vida,siempre te vamos a recordar, te amo mucho Tu Nieta

    ResponderEliminar