viernes, 24 de mayo de 2013

Algunos números de la década fraguada


Leemos en este informe de coyuntura del CIFRA, dirigido por Eduardo Basualdo (que no es lo que se dice un opositor destituyente, ni un fanático militante del "sucio trapo rojo"), algunos datos interesantes de la "década ganada". Agradecemos a Paula V. el envío del material.

Los ganadores: para juntarla con pala, a la devaluación, la década ganada le aportó "productividad", si la inversión no fue cualitativa ¿adivinen quién pagó los cotos?
Costo laboral: "Importa remarcar que los aumentos en los ritmos de crecimiento de la productividad en el marco de la posconvertibilidad no sólo compensaron la recuperación del costo laboral, sino que lo superaron: si bien el costo laboral creció el 8,6% en el período 2001-2012, la productividad ascendió el 33,3%. De allí que el costo laboral unitario haya caído el 18,5%. Cuando se intensificó la puja distributiva, el costo laboral subió el 12,7% y la productividad el 20,1% en el período 2007-2012. En efecto, a pesar de los recurrentes reclamos empresariales, el costo laboral unitario cayó el 6,2% entre 2007 y 2012".

Lucha contra las corporaciones, ejem, ponele... 
Oligopolios y precios: "En el período 2007-2010 la contribución de las ramas altamente concentradas a la variación media de los precios industriales fue del 63,6%, mientras que la de las ramas con estructura de oferta de mediana y escasa concentración fue de apenas el 23,5% y el 12,9%, respectivamente. De esta manera, se corrobora que el importante proceso de elevación de precios industriales a partir de 2007 estuvo asociada a, entre otros factores, la formación oligopólica de precios".

Fin de Ciclo 1 y lo dice Basualdo, no Rosendo Fraga
Cuentas Fiscales y deuda:"A tal punto que en 2009 se verificó un leve déficit, equivalente al 0,6% del PBI, y un resultado primario (antes del pago de intereses de la deuda) superavitario del 1,5%. Por su parte, en 2012 el déficit total alcanzó a -2,6% del PBI, mientras que el resultado primario se mantuvo en 0,3%. Esta diferencia se debe a los elevados compromisos de la deuda externa que tuvo que afrontar en 2012. Y el déficit responde a los impulsos fiscales contracíclicos (aun cuando fueron moderados) y a los menores ingresos por las retenciones a la exportación. En efecto, se trata de un escenario fiscal caracterizado por un menor margen de maniobra como para encarar medidas que puedan reactivar, con mayor impulso, la actividad económica".

Fin de Ciclo 2:
Empleo: "Cabe apuntar que si bien los niveles de desocupación y empleo crecieron significativamente entre 2003 y 2012 (trepando, respectivamente, del 17,3% y 37,8% al 7,2% y 42,9% en esos horizontes temporales), en la segunda etapa de la posconvertibilidad se advierte una estabilización en las mejoras de esas variables. Así, en el período 2008-2012 la tasa de desocupación cayó del 7,8% al 7,2%, mientras que la tasa de empleo subió del 42,2% al 42,9% (en ambos casos una mejora de apenas 0,7 puntos porcentuales). En este amesetamiento no sólo influyó la crisis mundial, sino también los menores niveles de inversión y los cambios en el perfil de crecimiento."

Fin de ciclo 3: 
Informalidad: "A partir de allí se advierte un sistemático descenso en del porcentaje de asalariados no registrados. A punto tal que cayó del 49,2% al 34,4% entre 2003 y 2012. Pero esta significativa reducción en este tipo de informalidad laboral se fue desacelerando en la segunda etapa de la posconvertibilidad (apenas 2,6 puntos porcentuales de mejora en el período 2008-2012). Y en 2012 se estancó. Resulta necesario implementar políticas más activas para reducir los aun elevados niveles de informalidad (el porcentaje de asalariados no registrados es apenas menor al de 1995), más aun si se tiene en cuenta que tres cuartas partes de los jefes de hogares pobres tienen trabajo no registrado." (ah, no mi querido para eso habrá que esperar tres o cuatro décadas y seis, siete u ocho lustros más...eso sí todos "ganados")

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada