jueves, 13 de febrero de 2014

El partido y la lucha por recuperar los sindicatos (hoy el post lo hace el Tercer Congreso de la Internacional Comunista)



Los cuatro primeros congresos de la Internacional Comunista dejaron una serie de lineamientos tácticos y estratégicos, aún no superados, para la lucha revolucionaria de la clase obrera. Entre ellos, la necesidad fundamental (no excluyente), pero fundamental de la lucha por recuperar los sindicatos, como una de las vías predilectas en las sociedades capitalistas modernas, de hacerse un camino hacia las masas, para pelear por la dirección efectiva de la clase obrera. Acá algunos extractos de los documentos del Tercer Congreso de de Junio de 1921 (las negritas son nuestras)


PARTIDO Y SECTA: "Desde el primer momento de su fundación, la Internacional Comunista se planteó como objetivo, claramente y sin equívocos, no la formación de pequeñas sectas comunistas que intentasen ejercer su influencia sobre las masas obreras únicamente mediante la agitación y la propaganda, sino la participación en la lucha de las masas obreras, guiando esta lucha en el sentido comunista y constituyendo en el proceso del combate grandes partidos comunistas revolucionarios".

RECUPERAR LOS SINDICATOS (I): "Ya durante su primer año de existencia, la Internacional Comunista repudió las tendencias sectarias ordenando a los partidos afiliados, por más pequeños que fuesen, que colaboraran en los sindicatos, participasen en ellos a fin de vencer a su burocracia reaccionaria desde dentro y de transformarlos en organizaciones revolucionarias de las masas proletarias, instrumentos de combate. Desde su primer año de existencia, la Internacional Comunista prescribió a los partidos comunistas que no se cerraran en círculos de propaganda sino que pusieran a disposición de la formación y la organización del proletariado todas las posibilidades que la constitución del estado burgués está obligada a brindarles: libertad de prensa, libertad de reunión y de asociación y las instituciones parlamentarias burguesas, por más lamentables que sean, para hacer de ellas armas, tribunas, plazas de armas del comunismo. En su 2º Congreso, la Internacional Comunista, en sus resoluciones sobre la cuestión sindical y sobre la utilización del parlamentarismo, repudió abiertamente todas las tendencias sectarias."



RECUPERAR LOS SINDICATOS II (ALEMANIA): "El comunismo alemán, gracias a la táctica de la Internacional Comunista (acción revolucionaria en los sindicatos, carta abierta, etcétera), de una simple tendencia política como era en los combates de enero y marzo de 1919, se ha transformado en un gran partido de masas revolucionarias. Ha adquirido tal influencia en los sindicatos que la burocracia sindical se ha visto forzada a excluir a numerosos comunistas de los sindicatos por temor a la influencia revolucionaria de su acción sindical y culparlos de los perjuicios de la escisión"

RECUPERAR LOS SINDICATOS III (POLONIA): "En Polonia, el Partido Comunista, gracias sobre todo a su trabajo de zapa en los sindicatos, pudo no solamente entrar en contacto con las masas sino también convertirse en su país en guía de la lucha, pese a las persecuciones monstruosas que obligan a las organizaciones comunistas a una existencia absolutamente clandestina".

RECUPERAR LOS SINDICATOS IV (INGLATERRA): "En esas condiciones, la acción de los comunistas en el seno de los sindicatos adquiere una importancia decisiva. Ninguna crítica del partido, proveniente de afuera, podría ni siquiera en una mínima medida ejercer sobre las masas una influencia similar a la que puede ser ejercida por el trabajo cotidiano y constante de las células comunistas en los sindicatos, mediante un trabajo tendiente a desenmascarar y a desacreditar a los traidores y a los burgueses del tradeunionismo, que en Inglaterra más aún que en cualquier otro país, constituyen el juguete político del capital". 

RECUPERAR LOS SINDICATOS V (ITALIA): "Esto sucederá mientras el Partido Comunista de Italia combata sin descanso y sin debilidades la política oportunista del serratismo y de ese modo tenga la posibilidad de seguir ligado a las masas del proletariado en los sindicatos, en las huelgas, en las luchas con las organizaciones contrarrevolucionarias de los fascistas, de unificar los movimientos de esas masas y de transformar en combates cuidadosamente preparados sus acciones espontáneas." 

RECUPERAR LOS SINDICATOS VI: "Reforzar la unión del partido con las masas significa, ante todo, vincularlo más estrechamente a los sindicatos. El objetivo no consiste de ningún modo en que los sindicatos estén sometidos mecánica y exteriormente al partido y renuncien a la autonomía que deriva necesariamente del carácter de su acción, sino en que los elementos verdaderamente revolucionarios reunidos en el Partido Comunista impriman, en el marco mismo de los sindicatos, una tendencia que responda a los intereses comunes del proletariado en lucha por la conquista del poder."

COMBATES VITALES. "Los partidos comunistas sólo pueden desarrollarse en la lucha, incluso los más pequeños de los partidos comunistas no deben limitarse a la simple propaganda y a la agitación. Deben constituir, en todas las organizaciones de masas del proletariado, la vanguardia que demuestre a las masas atrasadas, vacilantes, cómo hay que llevar a cabo la lucha, formulando para ello objetivos concretos de combate, incitándolas a luchar para reclamar la satisfacción de sus necesidades vitales, y que de ese modo le revele la traición de todos los partidos no comunistas. Sólo a condición de saber colocarse al frente del proletariado en todos los combates y de provocar esos combates, los partidos comunistas pueden ganar efectivamente a las grandes masas proletarias para la lucha por la dictadura." 


REIVINDICACIONES PARCIALES. "Toda objeción contra el planteamiento de reivindicaciones parciales de este tipo, toda acusación de reformismo bajo pretexto de estas luchas parciales, derivan de esa misma incapacidad de comprender las condiciones reales de la acción revolucionaria que ya se manifestó en la oposición de ciertos grupos comunistas a la participación en los sindicatos y a la utilización del parlamentarismo. No se trata de predicar siempre al proletariado los objetivos finales sino de hacer progresar una lucha concreta que es la única que puede conducirlo a luchar por esos objetivos finales. Hasta qué punto las objeciones contra las reivindicaciones parciales están desprovistas de fundamento y son extrañas a las exigencias de la vida revolucionaria se derivan sobre todo del hecho de que incluso las pequeñas organizaciones fundadas por los comunistas llamados de izquierda, como asilos de la pura doctrina, se han visto obligadas a plantear reivindicaciones parciales cuando han querido tratar de arrastrar a la lucha a masas obreras más numerosas que las que le rodean o cuando quieren tomar parte en las luchas de las grandes masas populares para poder ejercer su influencia sobre ellas " 

DESOCUPADOS Y SINDICATOS. Mientras que los capitalistas aprovechan al ejército cada vez más numeroso de los parados para ejercer una presión sobre el trabajo organizado tendiente a una reducción de los salarios y los socialdemócratas, los independientes y los jefes oficiales de los sindicatos se apartan cobardemente de ellos, considerándolos simplemente como sujetos a la beneficencia gubernamental y sindical y los caracterizan políticamente como un lumpenproletariado, los comunistas deben tomar conciencia claramente de que en las condiciones actuales el ejército de los desocupados constituye un factor revolucionario de gran valor. La dirección de este ejército debe ser tomada por los comunistas. Mediante la presión ejercida por los parados sobre los sindicatos, los comunistas deben apresurar la renovación de estos últimos y en primer lugar su liberación de la influencia de los jefes traidores. El Partido Comunista, al unir a los desocupados a la vanguardia del proletariado en la lucha por la revolución socialista, alejará a los elementos más revolucionarios e impacientes de los parados de actos desesperados aislados y capacitará a toda la masa para apoyar en condiciones favorables el ataque comenzado por un grupo de proletarios, para desarrollar este conflicto más allá de los límites dados, y convertirlo en el punto de partida de una decidida ofensiva. En una palabra, trasformará a toda esta masa, y de un ejército de reserva de la industria hará un ejército activo de la revolución."



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada