domingo, 9 de febrero de 2014

El retorno de un clásico: cristinismo y movimiento obrero


El primer acto empezó en octubre del 2010 con el cruce público entre Moyano y Cristina en el estadio de River. Fue alrededor de cuan trabajador/a debía ser el próximo presidente de la Argentina. Sonaba paródico, una integrante de la enriquecida casta política argentina disputando el “título” de trabajador/a con un miembro de la casta sindical que hace años que dejó su puesto de trabajo para convertirse en un burócrata profesional. Inconscientemente era una confesión. No podemos decir con orgullo que somos lo que somos, no podemos reivindicar nuestro estatus actual, debemos hacer por todos los medios “como sí” fuéramos trabajadores.

1 comentario:

  1. ja¡ quien le pone el cascabel al gato? muy bien¡ cristina hace rato que lo viene intentando...

    saludos gringo

    ResponderEliminar