miércoles, 2 de julio de 2014

Kicillof, traidor y héroe


Fernando Rosso
@RossoFer

“No nos compramos buzones” cuentan que era uno de los lemas de la agrupación Tontos pero No Tanto (TNT), que fundó y dirigió el actual ministro de Economía, Axel Kicillof, en sus años de militancia universitaria en la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA. Era el tránsito dramático de un siglo a otro, que en el país del fin del mundo tomaba la forma de un desastre económico, social y político. El desprestigio en el que cayó la política en general en la Argentina y en el mundo -luego de los años de derrota del “neoliberalismo”- habían hecho emerger ciertas formas de militancia pretendidamente posmodernas, no solo en los ámbitos de la academia, sino en muchos otros terrenos de la vida social, donde el mundo podía cambiarse sin tomar el poder y una difusa “multitud” universal podía constituirse en nuevo sujeto histórico. El rechazo a los partidos tradicionales (y también a lo que llamaban la “vieja izquierda”) era parte del ethos de este tipo de agrupamientos que se autodenominaban “independientes”. 

1 comentario:

  1. lo evidente es lo siguiente: la absoluta degradación de la variante política en todos los sentidos. de esto se desprende que valorar el pasado de Kicillof para colocarlo en contraste con su perfil actual solo puede llegar a tener sentido si se tiene en cuenta el titulo del articulo-¨kicillof,traidor y héroe ¨

    en el conjunto de situaciones que se vienen dando a partir de la lenta y permanente pudrición de los máximos representantes del Estado así como del Estado mismo ,cualquier tipo de escrito de naturaleza crítica va a generar la sensación que generan la opiniones desarrolladas en 678

    queda claro que vivimos el resultado buscado mediante el exterminio de una generación.


    ResponderEliminar