martes, 27 de septiembre de 2011

Beatriz Sarlo, Malvinas y el "derrotismo"

foto perfil.com

Apenas habíamos empezado a leer el contrapunto que pomposamente presenta la revista Noticias entre Horacio Verbitsky y Beatriz Sarlo, cuando al comienzo del artículo nos encontramos con la siguiente declaración de la ensayista, en su discurso de agradecimiento a la Editorial Perfil por el premio que le otorgaban:
"En 1982, cuando el gobierno militar invadió las Islas Malvinas, éramos muy pocos los que nos oponíamos a esta guerra. Fue el momento de mayor soledad durante la dictadura militar. Con un grupo de amigos nos sentíamos extraños en nuestro propio país. Escribimos un pequeño texto pacifista, derrotista si quieren, como fueron derrotistas tantos demócratas y socialistas que consideraron que la guerra que llevaba adelante su propio país, era una guerra injusta (...)"
Verdaderamente nos llamó la atención la forma en que Sarlo presenta su posición sobre la guerra de Malvinas. Objetivamente y más aún visto desde el presente, con las consecuencias que la derrota de Malvinas dejó no sólo para la Argentina, sino para los trabajadores y los pueblos oprimidos del mundo, el pacifismo "derrotista" de Sarlo es un cipayismo pro-imperislista puro y duro. Pero sin embargo la "intelectual celebrity" del momento, deja deslizar cierta culpa vergonzante por su posición y pretende "ennoblecerla" enmarcarcándola en una tradición democrática y... socialista.
La distinción entre "guerras justas e injustas" en la tradición socialista viene de Marx y su caracterización de las guerras del siglo XIX y es actualizada por Lenin para la época imperialista, superando dialécticamente y traduciendo al marxismo a Clausewitz que había sentenciado que "a cada  época (le corresponden) sus guerras". Lenin fue quizá el que más desarrolló la cuestión del "derrotismo" dentro del movimiento socialista, como política para la intervención de los revolucionarios en la guerra y sobre todo en las guerras interimperialistas inscriptas en la naturaleza de  la "etapa superior del capitalismo".
Nada más alejado de este derrotismo socialista que el "pacifismo humanitario antirrevolucionario (que) se ha convertido en una fuerza auxiliar del militarismo" (Tesis sobre la situación mundial y las tareas de la Internacional comunista - 1921). La tesis del "derrotismo" postulaba que en épocas de guerra interimperialista, la revolución solo podía tomar la forma de "guerra civil" y que si el desarrollo de la guerra civil -es decir de la revolución- implicaba la derrota del propio gobierno, esto era simplemente un mal menor. Con la popular definición de "el mayor enemigo está en casa", el heroico Karl Liebknecht, compañero de Rosa Luxemburg, definía esta política profundamente internacionalista. Bajo ningún punto de vista, la socialdemocracia revolucionaria (en esa época todos se llamaban socialdemócratas) debía suspender la lucha de clases en pos de la "paz civil" exigida por las burguesías para mandar a la carnicería imperialista a los obreros y pueblos de Europa, con el único objetivo de conquistar territorios y mercados para la rapiña de sus propias burguesías. La lucha por esta política le costó a Liebknecht, diputado de la socialdemocracia alemana y única voz disonante contra la guerra en el Reichtag y a los "zimmerwaldianos", la cárcel y la persecución en medio de la marea patriotera en los comienzos de la Gran Guerra. Así como también sostener esta posición le permitió a Lenin, forjar en el internacionalismo militante al partido que llevará al triunfo la revolución de Octubre.
Pero si esta era la verdadera posición derrotista para las guerras interimperialistas y no el "derrotismo" pacifista que nos presenta Sarlo,  es doblemente cipayezco aplicar la fórmula del "derrotismo", y menos "en el marco de una tradición socialista", a una guerra como la de Malvinas entre una potencia imperialista y una semicolonia. Salvo que la "tradición socialista" se convierta en socialimperialismo. 
A todas luces desde la tradición de Lenin, la guerra de Malvinas es una "guerra justa" y más allá de los métodos y los objetivos de la dirección burguesa (en este caso de Galtieri y la dictadura), entre los que NO estaba enfrentar seriamente al imperialismo; era una obligación ubicarse en el campo militar de la Argentina semicolonial (y dictatorial) contra el imperialismo "democrático". Porque como afirmaría Trotsky explicando la posición socialista, ante una hipotética guerra entre "el Brasil fascista y la Inglaterra democrática": "Supongamos, empero, que el día de mañana Inglaterra entra en un conflicto militar con Brasil. ¿De qué lado se ubicará la clase obrera en este conflicto? En este caso, yo personalmente estaría junto al Brasil “fascista” contra la “democrática” Gran Bretaña. ¿Por qué? Porque no se trataría de un conflicto entre la democracia y el fascismo. Si Inglaterra ganara, pondría a otro fascista en Río de Janeiro y ataría al Brasil con dobles cadenas. Si por el contrario saliera triunfante Brasil, la conciencia nacional y democrática de este país cobraría un poderoso impulso que llevaría al derrocamiento de la dictadura de Vargas. Al mismo tiempo, la derrota de Inglaterra asestaría un buen golpe al imperialismo británico y daría un impulso al movimiento revolucionario del proletariado inglés." (La lucha antiimperialista es la clave de la liberación - 1940)
Las dobles o las triples cadenas que ataron a la Argentina al imperialismo, sobre la base de la derrota de Malvinas, que además fue parte de las duras derrotas de los trabajadores y los pueblos oprimidos del mundo, que allanaron el camino a la "restauración conservadora",  torna más canallesco sostener y reafirmar orgullosamente esa posición hoy.
Pero esta señora que se recuerda a sí misma como una inofensiva "humanista y pacifista" en 1982, ante al auditorio bienpensante del periodismo democrático que encabeza Fontevechia, algunos años antes, cuando el movimiento obrero argentino enfrentaba al gobierno peronista de Isabel, López Rega y su Triple A, protagonizando las masivas jornadas de Junio y Julio de 1975 contra el "Rodrigazo", escribía sobre esas movilizaciones cosas como esta: 
"(...) el amplio frente antilopezrreguista -heterogéneo política y socialmente- que fue utilizado como plataforma golpista por los sectores pro-soviéticos, unió todo lo susceptible de ser unido en contra del ex ministro de Bienestar Social y coyunturalmente del plan Rodrigo, en verdad apuntando a la caída de Isabel Perón(...) Así las cosas, el frente antilopezrregulsta se transforma en los hechos en un frente contra el sector nacionalista encabezado por Isabel de Perón, aislado políticamente y carente de los canales que promovieran la presencia y organización de las masas populares, en especial de la clase obrera en defensa del gobierno.
Desatada por grupos prosoviéticos (sic) e inscripta como momento de un plan global para nuestro país, la ofensiva de junio y julio apuntaba, de imponerse el diseño del golpe institucional, a consolidar lo ganado por los soviéticos y sus aliados tanto en el aparato del Estado y las Fuerzas Armadas (sic sic sic)
En primer lugar, la afirmación de la alianza con los sectores burgueses nacionales va más allá de una coyuntura crítica como la que estamos atravesando; la defensa del gobierno peronista en caso de golpe de estado debe entenderse en el marco de esta alianza y no a la inversa. En segundo lugar, comprender que esta alianza atraviesa toda la actual etapa de la revolución en la Argentina y que la lucha por la unidad con los sectores burgueses nacionales es inescindible de la lucha por la liberación de la patria (...)" (Carlos Altamirano - Bratriz Sarlo. Editorial de Revista "Los Libros" N° 42 Julio-Agosto 1975)
Los obreros que enfrentaban a un plan económico brutal, llevado adelante por el gobierno peronista y sus bandas fascistas, eran "golpistas pro-soviéticos" porque no entendían la necesaria alianza con la burguesía nacional...
Algunos años más tarde, de un salto, esa famosa "burguesía nacional" desaparece y es mejor la derrota argentina ante el imperialismo inglés.
Nobleza obliga, y es verdad que Sarlo rompe con el maoísmo para luego fundar la mítica "Punto de Vista", sin embargo dudamos mucho que haya sacado las conclusiones del caso, si pretende hablar en nombre de alguna "tradición socialista"...
En la lucha de clases aguda, con elementos de guerra civil que se desarrollaba en 1975 y en la guerra imperialista de Malvinas de 1982, Sarlo estuvo en el lado equivocado de las trincheras.
Se ve que la cuestión del "transformismo" es un "mal" que no solo afecta a nuestros intelectuales "Nac&Pop", sino también a los más "lúcidos" intelectuales liberales... 

7 comentarios:

  1. ...pero ganó Inglaterra y se vino la democracia, qué decís?, muy dogmático, insostenible, falta que analices las causas de la homosexualidad de roberto piaza usando a victor serge...

    ResponderEliminar
  2. Anónimo: una democracia, que además de tener que ver mucho con como cayó la dictadura, con movilizaciones de masas...Pero además muy "marcada" por esa derrota o el enorme retroceso social, la brutal penetración imperialista en esta "democracia", no tienen nada que ver con esa derrota?...Seguro tu cabeza "amplia", "no dogmática", "heterodoxa", debe tener algunos argumentos más "sostenibles", que una chicana (además homofóbica)
    saludos
    FR

    ResponderEliminar
  3. Nada es tan puro en la vida real. No se que edad tenes, pero yo que vivi ese tiempo historico te digo que sin derrota en malvinas no hubiera caido la dictadura; las movilizaciones antes del "82 no eran masivas ni mucho menos. Y si la democracia que emergio era debil no fue por la derrota de Malvinas sino por la derrota que la dictadura establishment-militar impuso al pueblo argentino.
    Si hubieran triunfado en la guerra de malvinas, hubieramos tenido milicos en el poder por bastante mas tiempo y sus titiriteros civiles se hubieran beneficiado mucho mas que durante la fragil democracia que conseguimos.
    Wal

    ResponderEliminar
  4. Wal, tengo acuerdo con vos que esta "democracia" también es producto de la derrota de la dictadura, pero también de la derrota de Malvinas...Creo que un poco "purista" y mecánico es tu pensamiento...En el marco de la política y la estrategia de la dirección de la dictadura, era imposible obtener un triunfo...Para triunfar había que superar la política limitada, la estrategia y los métodos de la misma dirección de los milicos (en la nota del link "ubicarse en el campo militar" planteamos algunas medidas), que era equivocada de pe a pa y se basaba en sus mezquinos intereses internos...Pero tomando la bandera de una causa justa...con métodos aventureros. Pero una vez desatada la guerra, es un hecho, no se puede "militar" por la derrota (de la que hoy todavía sufrimos las consecuencias) una lucha nacional, por el triunfo se desarrollaba contra la misma dictadura...

    ResponderEliminar
  5. Unico país del mundo que EL PROCESO DE DESMALVINIZACION(mezcla entre AGOSTI,PROGRES,ALFONSINISTAS ,NEO PERONISTAS BEATRIZ SARLO CLARIN NACION ETC ETC ETC)o sea agachar cabeza por haber querido reivindicar territorio argentino ES LLEVADO A CABO POR FUERAS ANTAGONICAS TAN COMODAMENTE.

    ResponderEliminar
  6. Unico país del mundo que EL PROCESO DE DESMALVINIZACION(mezcla entre AGOSTI,PROGRES,ALFONSINISTAS ,NEO PERONISTAS BEATRIZ SARLO CLARIN NACION ETC ETC ETC)o sea agachar cabeza por haber querido reivindicar territorio argentino ES LLEVADO A CABO POR FUERAS ANTAGONICAS TAN COMODAMENTE.

    ResponderEliminar
  7. Y si deterministicamente, segun tus dichos era imposible que los milicos ganaran la guerra, el "militar" o no por un hecho que era inevitable no iba a cambiar las cosas. Yo tambien estuve en contra de la hijaputes de el Borracho, pero porque mandaba al matadero a pibes de mi misma edad por un objetivo bastardo como era eternizarse en el poder. Y ademas veia que una victoria de la Tacher era consolidar su tambaleante gobierno neoconservador, ademas de darle la oportunidad de consolidar el poder ingles en Malvinas.
    Creo que si tu objetivo era encontrar contradicciones en la la Sarlo, no me parece que su actitud frente a la guerra de malvinas sea un ejemplo feliz. El que sea pluma de los Mitre o voz de Magnetto, la define como intelectual organica del establishmen comunicacional y sus socios capitalistas mas que su curriculum

    ResponderEliminar