domingo, 25 de septiembre de 2011

"En el mismo lodo, todos manoseaos" (otra respuesta a Artemio López)

"A ver si la cortamos con los "zurditos" y eso de la "restauración bonapartista", Artemio"



Los últimos post de Ramble en relación al debate en torno a la crisis del 2001 y el carácter del kirchnerismo no aportan ningún argumento nuevo que merezca discutirse; sin embargo hacemos una aclaración por la cuestión del "transformismo" que parece haber sido causa de la ofuscación de nuestro oponente:
Tiene razón Artemio López, es exagerado aplicarle el mote de "transformismo" a su evolución política. El "transformismo" según Gramsci, es la integración de ciertos intelectuales o dirigentes de las clases subalternas al orden conservador, como una forma de evitar que se forme un "bloque revolucionario". Pero claro, Artemio como CFK, jamás quiso ser revolucionario, sino un "simple peronista"... Por otra parte, qué duda cabe de que siempre estuvo entre los históricos "barones" del peronismo duro...
Si hubo cierta pasivización en la "restauración kirchnerista", también hubo cierto transformismo que, ahora sí con toda justicia gramsciana, puede aplicarse a algunos organismos emblemas de los DDHH, donde el transformismo llegó a mutar en "transfuguismo" y a "movimientos sociales" autonomistas como los MTDs que repitieron farsescamente la tragedia de los anarquismos del siglo pasado, negando rotundamente el estado o pretendiendo pasar por el costado, por abajo o por arriba, hasta que ese mismo estado les abre una puerta trasera y entran gustosamente a "cambiar las cosas desde adentro"...
Pero decíamos, como Artemio López no encuentra más argumentos para la discusión teórico-política, va a los pasos dos y tres del "manual del buen restauracionista", es decir, de la chicana barata al simple macartismo. Y de alguna manera lo entendemos, es toda una aventura intentar defender al kirchnerimo...desde Gramsci. Acá lo escrachan mal al "Perro" Verbitsky, cuando intenta hacerlo desde una de sus clásicas operaciones políticas, recordándole que él mismo había denunciado al "buenazo" de Néstor cuando era empleado y vocero de las petroleras oponiéndose férreamente a una "125" que querían aplicarles (la otra parte del cuento de su "oposición" a la devaluación)
Pero es en este post, no relacionado directamente con el debate, donde "salta la laucha" y Artemio despacha su macartismo puro y simple con argumentos que siempre caen bien a los señoras bien pensantes de ambos sexos.... como la discusión "contra la  la violencia en general" de las "malditas vanguardias". Como si no hubiera vanguardias y vanguardias, violencias injustificadas e inútiles derramamientos de sangre y violencias justas (distinciones hechas y reconocidas hasta por Santo Tomas, para no hablar de Maquiavelo). Entonces, "Lenin es igual a Firmenich", en el mismo lodo todos manoseaos (foquistas e insurrecionalistas, proletarios y burgueses, campesinos y trabajadores urbanos), todos "vanguardistas incurables".
Raro que no haya ido hasta el ejemplo clásico de macartistas experimentados como Oscar Del Barco: el del EGP de Masetti y los fusilamientos de sus combatientes. Que por no sacar las lecciones de sus propios errores políticos, salen a moralizar y (ay!) a "catequizar" con su biblia de unos pocos mandamientos: contra la vanguardia, contra la violencia y todo, "en general".
El que de joven era incendiario y de grande, "restaurador" ;), hace un reduccionismo a un principio abstracto: "masividad" vs. "vanguardismo", que incluso en general, podemos considerar correcto siempre que concreticemos de qué estamos hablando. Los que en los setenta subordinaban su lucha por el socialismo a las órdenes de un General ("para no perder masividad") que finalmente, les trajo de regalo a López Rega y Osinde, para después pasar a un vanguardismo loco, tienen algunas conclusiones políticas y estratégicas que sacar un poco más complejas que la simple oposición de "masividad" vs. "vanguardia".
Pretender resolver de manera más facilista aún, el complejo problema de la "delación bajo tortura", desde ese reduccionismo binario es un verdadero disparate...peor si está adornado con un "moralismo democrático".
Pero bueno, parece que "los espectros del bonapartismo", hacen bastante ruido en el momento presente del proyecto restaurador, que hasta sus mejores plumas, con otro nivel, aunque sin muchos más argumentos, salen a explicar que también hay "Bonapartes buenos"...pssss

No hay comentarios:

Publicar un comentario